¿Dónde van los insectos cuando hace frío?

Published On 18 marzo, 2021 | By Fulloutdoor |

El invierno llega con el frío y la lluvia en grandes partes del país, las especies que no regulan su propia temperatura como los insectos ven su vidas varias. ¿A dónde van cuando hace frío?

Con el fin del verano muchos cambios vendrán en el medio ambiente y el comportamiento de las especies. Es en este contexto nos preguntamos, ¿qué pasa con los insectos cuando hace frío?

Según el texto “Predicting Insect Development Using Degree Days”, los insectos son animales que no producen su propio calor corporal, lo que los hace dependientes del entorno. La temperatura del lugar donde habitan afecta en factores importantes como el crecimiento, el desarrollo y su desplazamiento.

Estos desplazamientos pueden ser en forma de migración a climas cálidos, o directamente en desplazamientos para encontrar un lugar en el cual hibernar o buscando refugio.

En la búsqueda de refugios, muchos insectos pueden enterrarse en tierra o incluso invadir casas en busca de calor.

“Warm – and Cold- Blooded Animals” es el nombre del artículo publicado por Texas Parks & Wildlife, donde habla respecto del comportamiento de especies con el cambio de clima, asegurando que muchos insectos se vuelven perezosos en invierno.

El texto repara, por ejemplo, en el caso de los saltamontes. Estos suelen estar con sus movimientos más aletargados y no pueden saltar hasta que el sol los calienta.

Bajas temperaturas y lluvias son algunos de los problemas que las especies de insectos deben sobrellevar durante las épocas invernales. ¿Cómo sobreviven los insectos al frío?
Los saltamontes ven sus cuerpos parcialmente congelados por el frío, lo que les imposibilita saltar

De la misma forma, aquellos insectos que son voladores, ven sus alas congeladas y, por tanto, no las pueden mover con la suficiente rapidez para lograr vuelos largos cuando baja la temperatura.

Para entender el comportamiento de los insectos durante el invierno, es importante comprender su metabolismo. Así lo entiende el texto: “Climate change projected to boost insect activity and crop loss, researchers say.

Este texto precisa que, ante un aumento de temperatura, también aumenta el metabolismo por parte de los insectos, lo que significa que necesitan más cantidad de alimento para sobrevivir.

Es por esto que en invierno, a diferencia del verano, están menos presentes en tu jardín buscando alimento y no estarán tan activos en busca de comida. 

Otro de los factores que están presentes en el invierno, es la lluvia. La National Pest Management Association de Estados Unidos, presentó el texto: “The Pressure is On This Fall and Winter… Pest Pressure That Is.

En este se plantea que mientras exista mayor cantidad de precipitaciones, se incrementa la actividad de insectos que gustan de la humedad. Dentro de ellos, destacan algunas especies de mosquitos, cucarachas, chinches y termitas.

El ejemplo de los mosquitos es sumamente gráfico, ya que ponen sus huevos en agua estancada. Esto permite su proliferación. En otros casos, como el de las arañas, estas buscan refugio en casas.

Además, cuando las aguas llegan a inundar un lugar, puede provocar que insectos que tienen sus nidos bajo tierra escapen a las casas en busca de tierras secas y seguras.

Esto queda representado en el texto: “Pest Problems After Storms”, que explica particularmente el caso de las hormigas.

Bajas temperaturas y lluvias son algunos de los problemas que las especies de insectos deben sobrellevar durante las épocas invernales. ¿Cómo sobreviven los insectos al frío?
En caso de frío las hormigas buscan bajo tierra refugio, pero con las lluvias pueden entrar en las casas por tierra seca y alimento.

En síntesis, bajo la pregunta de sobre el paradero de los insectos cuando hace frío, muchos toman la determinación de dirigirse hacia sus casas en busca de alimento y territorio seguro. Algunos se entierran para pasar el frío de manera segura, y muchos también conviven con nosotros en nuestras propias casas.

Si te gustó este contenido, te invitamos a revisar el impacto que tiene el invierno en la cantidad de luz solar que recibimos.

Fotografías: @jimbear.chan – Quang Nguyen Vinh en Pexels – S. Hermann & F. Richter en Pixabay

Like this Article? Share it!

Comments are closed.