Ernesto Olivares: “La montaña se parece mucho a la vida misma”

Published On 13 diciembre, 2020 | By Fulloutdoor |

Fotografía: Ernesto Olivares

Algunas de las cumbres más altas del mundo han sido divisadas por el avezado montañista nacional Ernesto Olivares, conocemos sus reflexiones sobre la montaña y su conservación

En el contexto del día internacional de la montaña, conversamos con el destacado montañista nacional Ernesto Olivares sobre la montaña y su conservación. Ernesto comenzó en la vida al aire libre desde muy pequeño, su papá los llevaba todos los domingos al Cajón del Maipo a hacer actividades. Pero la montaña lo llamó en Bolivia, sería el Cerro Tunari con sus más de 5000 metros sobre el nivel del mar en compañía de su taller de montañismo en un internado en el cual estudiaba en Cochabamba.

“Comienza ahí diría yo esta cercanía con la montaña y con una paradoja diría yo, que vas rodeado de gente pero también en solitario con tus fantasmas que te dicen que estás cansado, que no vas a poder”, dice Ernesto.

En ese sentido, la montaña desde su aparición en su vida a moldeado su personalidad y ha permitido un crecimiento en su espiritualidad, obviando lo físico y psicológico que también se han visto impactado positivamente.

“La vida se parece mucho a escalar una montaña, cada vez que vas dando un paso y otro te vas convenciendo de las posibilidades ciertas de crecer, de ser capaz, de poder pujar el límite, eso es lo que pasa conmigo. Al principio carezco de muchos conocimientos para manejar espacios, pero internamente tengo un crecimiento que ayuda a manejar los nervios, la incertidumbre. Hoy los fantasmas los manejo mejor que a los 14 años, pero eso lo da el tiempo, conocer tus capacidades y limitaciones”, comenta Olivares.

Es por este beneficio que Ernesto recomienda a las personas buscar el crecimiento personal en las montañas, en la reflexión y soledad que estas entregan a sus visitantes

“Creo que la soledad de la montaña o la distancia con la ciudad te aleja de muchos estímulos externos que te distraen hoy en día. Probablemente la montaña sea uno de los pocos espacios donde tienes la posibilidad de encontrarte contigo mismo, no solamente de encontrarte con los fantasmas, sino también este estado de introspección que te permite encontrarte personalmente. La grandeza de la creación, los gigantes de las montañas, de los espacios abiertos, te dan un espacio propicio para la reflexión, contemplación y darte cuenta el camino recorrido. La montaña se parece mucho a la vida, cuando vas subiendo a la montaña muchas veces no te crees capaz de llegar a la cima pero al ver el camino recorrido te dan más ánimos. Creo que es una posibilidad de crecer espiritualmente, por cierto que diría que es algo que cuesta trabajar, la personalidad, y creo que no es casualidad que tanto en la biblia como en los pueblos originarios. En el caso del pueblo inca los oratorios eran en altura, la montaña, los apu huamani hablan de lo que consideraban ellos una cercanía con las deidades. En el caso de los cristianos ven muchas cosas ligadas a la montaña como el caso de Sinai para los 10 mandamientos. Creo que el ser humano siempre ha tenido esta percepción de que la altura de las montañas entrega el espacio propicio para conocerse a sí mismo”, explica Ernesto Olivares.

El peligro potencial, la mitificación, produjo una lejanía por parte de las personas de la montaña. Esto produjo que las personas que vayan a la montaña sean cada vez menos o menos preparadas para desarrollar deportes de montaña. Debe nacer una motivación particular en estos momentos, lo cual, como se vio en la apertura que tuvo la región metropolitana, obligó a una visita desbordada e incluso, cometiendo errores.  

“Echamos de menos que el deporte aventura se encuentre dentro de los colegios, existe un estigma dentro de los colegios por su peligrosidad, por lo que existe un distanciamiento entre las montañas y las personas. Para algunos la montaña parece un lugar prohibido y para otros un espacio para probar sus capacidades, cual sea la opción, deberíamos proveer conocimientos para que nos desarrollemos de forma cómoda en la montaña”,  dice Ernesto.  

Es por esto, que el destacado montañista entrega algunas recomendaciones para poder cuidarse en salidas a la naturaleza. Obviamente, esto se complementa con el escuchar a los guarda parques e instructores de las distintas áreas protegidas, poner atención a las recomendaciones y seguir las reglas respecto de senderos y fuego.

“En esta época estival la hidratación es primordial, antes, durante y después de la actividad en la naturaleza. Un vestuario adecuado que no restrinja el movimiento, ojalá dejar la menor cantidad de piel expuesta. Protección en la cabeza, ya sea gorro o bandana. Lentes, porque con la cuarentena estamos más susceptibles a la luz. Un silbato, una linterna por cualquier emergencia, los celulares cargados y ojalá ponerlos en modo avión para ahorrar energía. Calzado que permita mantener una buena adherencia en el terreno. Son varias las condiciones para disfrutar de una buena experiencia”, explica Olivares.

Esto, además, se complementa con la información referente de cada una de las áreas verdes a las cuales vamos a visitar, sobre las actividades disponibles según la pandemia que estamos viviendo.

“Recordemos que la naturaleza debe ser tratada como lo hacemos con nuestro hogar, si cuidamos de este espacio van a poder usarlo otros, y nosotros mismos en otras oportunidades. En ese sentido, recomiendo informarse en los portales de los parques, como inscripciones, tarifas de ingreso o lo que es posible realizar”, dice Ernesto.

En ese sentido, el destacado montañista nacional destacó las características que tiene la región metropolitana para el desarrollo de deportes de montaña. Gracias a su cercanía, conectividad y diferentes tipos de dificultades.

“La región metropolitana tiene una posición privilegiada por la conexión que tiene con todo el mundo, no es casualidad que haya sido premiado por todo el mundo, tenemos muchos premios celebrando la belleza escénica. Como región metropolitana tenemos senderos que permiten ser recorridos por personas con ninguna experiencia”, dice Ernesto.

Es en esta búsqueda de dar a conocer y potenciar, que Ernesto celebra la realización del día internacional de la montaña.

“Actividades como el día internacional de la montaña son buenos en valor, primero en medio natural, luego la actividad y luego la necesidad que muy cerca nuestro se encuentra un lugar en que podemos ser inmensamente felices sin una gran inversión económica”, concluye Ernesto Olivares.

Like this Article? Share it!

Comments are closed.