En Arica y Parinacota: El Qhapaq Ñan, historia y turismo vivencial en el altiplano nortino

Published On 2 diciembre, 2020 | By Fulloutdoor |

El Qhapaq Ñan, historia y turismo vivencial en el altiplano nortino

Declarado  Patrimonio de la Humanidad por UNESCO, el 21 de junio de 2014, justo cuando los pueblos andinos se preparaban para celebrar el  Machaq Mara, o Año Nuevo Aymará, este sistema vial invita a realizar un recorrido fascinante donde hallarás  bellas construcciones de adobe mezclado con paja que albergaban a los pueblos que vivieron alrededor; y donde  el viento parece música , dando la  sensación que a lo lejos se sienten zampoñas mezcladas  con los sonidos de las rocas del desierto

¿Te imaginas hacer un trekking que te lleve, literalmente, por los mismos caminos que recorrieron los incas y sus ancestros hace miles de años? El Qhapaq Ñan o “Gran camino del Inca”, es uno de los legados culturales más importantes de la Macro Zona Andina,  un recorrido ancestral donde alguna vez transitaron comerciantes, mensajeros y guerreros, y que mantiene su esencia intacta, ideal para los amantes del turismo vivencial que quieran sentir la inspiración de  este camino envuelto en tradiciones y misticismo de la precordillera y altiplano de Arica y Parinacota.

Recorrer las huellas de los incas y descubrir los misterios de estos pueblos; desconectarse  de la ciudad e internarse en la cultura aymará, donde se puede transitar  por bellas construcciones de adobe y paja que alguna vez cobijaron a los primeros habitantes de esta zona puede llegar a ser una experiencia única en la vida. El Qhapaq Ñan sorprende  por las quebradas y los paisajes prístinos que recorre esta red de caminos de más de 30.000 kilómetros y que pasa por la costa, la sierra y los valles andinos, hasta llegar a Colombia.

Si bien hay vestigios de que el camino llega hasta la Región del Maule, en la Región de Arica y Parinacota atraviesa los pueblos de Socoroma, Zapahuira y Putre. Y es precisamente en Putre, a más de 3.200 msnm, donde comienza la travesía. Aquí se pueden conocer  las famosas pictografías de Wilakaurani y tomar un descanso en las termas de Jurasi. Además, se pueden  visitar los petroglifos de cerro Chuño o el cerro Sombrero, un museo arqueológico en el valle de Azapa. En Socoroma, una foto junto a las terrazas de cultivo , como orégano, alfalfa, y eucalipto, son un imperdible,  así como  visitar la iglesia del siglo XVI que mantiene original la vida de los pueblos precolombinos , junto a unos pequeños callejones y casas de barro que hablan de la rica cultura aymará.

Viajar al altiplano es un panorama maravilloso pero para el que hay que estar preparado. Por lo anterior se recomienda partir temprano y también  ir preparados para atenuar los efectos del mal de altura, también conocida como puna. Eso implica alto consumo de agua,  evitar comer en exceso previo al viaje; y tener la certeza de que no se padecen enfermedades de base, como por ejemplo, hipertensión. Idealmente se recomienda pernoctar una noche en Putre y luego comenzar el recorrido. Con todas esas precauciones, el viaje puede ser alucinante.

 Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO:

El Qhapac Ñan fue declarado Patrimonio de la Humanidad por UNESCO, el 21 de junio de 2014, justo cuando los pueblos andinos se preparaban para celebrar un Machaq Mara, o Año Nuevo Aymará. Por lo mismo gran parte de sus tramos se debieran encontrar protegidos.  Por lo mismo si bien existe una invitación a concoerlo y vivir esta experiencia, también el llamado es a cuidarlo y protegerlo, respetando las comunidades aymaras presentes en el territorioy el cuidado del patrimonio. Y siempre preferir servicios registrados en Sernatur y guías locales, cuando decidan visitarlo en recorridos guiados.

Like this Article? Share it!

Comments are closed.