Dani Navarrete: “mientras todos vayan con respeto hacia ella es súper bonito que nos reunamos en un lugar tan sagrado”

Published On 10 diciembre, 2020 | By Fulloutdoor |

La destacada trailrunner nacional, Daniela Navarrete, comenta cómo debería potenciarse la beta educacional respecto de la montaña para promover su conservación y el amor por estos ecosistemas

Continuando con las entrevistas en el marco del día internacional de la montaña, conversamos con la trailrunner, instructora y guía, Daniela Navarrete, quien convirtió a la montaña no solo en su fascinación sino también en su trabajo.

Comenzó desde muy temprana edad en salidas familiares, para luego inscribirse en grupos scout donde los campamentos a parques nacionales y volcanes en el sur de Chile se hicieron habituales. 

“Desde muy chica estuve con un estrecho contacto con la naturaleza y todos los valores que ello conlleva. La conservación, el cuidado del medio ambiente, el respeto por animales, árboles y llevarse siempre su basura. Desde chica estuve siempre en el medio natural”, comenta Dani.

Desde esos veranos jugando en la cordillera de la costa, pasando por los campamentos y las carreras, hoy Daniela convirtió la montaña en su espacio de trabajo, donde tiene la oportunidad de guiar grupos de personas, ver como se encantan, se enamoran y comparten de la conexión con la naturaleza.

“Estar en la montaña es como una desconexión y conexión a la vez, una desconexión con la vorágine del día a día, con los problemas, y un montón de cosas. Hay cosas buenas y malas en la ciudad, pero estar en la montaña te lleva a estar en el presente, conectarte con el ahora y con el estar con uno mismo. Siempre es una solución estar en la montaña, si tengo algún problema vuelvo con alguna solución, o lo disfruto, me despeja la mente. También elegí que fuera mi lugar de trabajo, paso mucho en ella trabajando y, para mí, es el mejor regalo que me podría haber hecho el tomar esa decisión, estar en la mejor oficina que existe. Para mí es vida, es energía y estar en contacto y sinergia con muchas cosas, conmigo, con otras personas”, dice Dani

Navarrete.

Es en esta maravillosa experiencia ligada poder realizar deportes y turismo de montaña, que ha podido ser testigo en primera línea de las maravillas que presenta la región metropolitana. En Santiago tenemos la posibilidad de visitar diferentes tipos de ambientes de montaña para todo gusto y acorde a las capacidades que tiene de poder realizar deportes o caminatas.

“Tenemos un paraíso alrededor nuestro. Cerros de entrenamiento, de media montaña, de alta montaña muy cerca con El Plomo, el Leonera, el San José, Marmolejo, Tupungato, que queda un poco más lejos. No sé, finalmente podemos subir el Manquehue, Manquehuito. Tenemos un mundo que conocer porque hay un montón de otros cerros un poquito más lejos del centro hacia Colina o Pirque, que de repente no conocemos tanto, pero también tenemos que desarrollarlos, ir a estos lugares con responsabilidad. También hacer un llamado a toda la gente que está haciendo un poco más difícil el acceso a las montañas, que eso debería ir cambiando. Al final la gente va y la mayoría cuida un montón, siento que al final el acceso a los cerros es cada vez más difícil, cada vez está cerrando el mundo privado para que la gente vaya a visitar estos lugares. Espero que las políticas públicas el día de mañana intervengan en esto y se abra a todas las comunidades. Tenemos una joya por descubrir, montañas, cerros que tenemos que disfrutar, valorar y, sobre todo, en términos turísticos. He llevado turistas a los cerros que tenemos alrededor y han quedado maravillados, no pueden creer que a una hora del centro hay una cascada o glaciares. Eso a veces nosotros no lo vemos tanto, porque están al lado de nosotros. Carreras de ultra distancia que pasan al lado de una ciudad capital que tampoco se hace en muchas partes del mundo”, explica Daniela.

Estas condiciones tan idóneas para el desarrollo de deportes de montaña, llaman la atención de los Santiaguinos, sobre todo en procesos posteriores a encierros como los que hemos tenido que vivir durante la pandemia. Si bien esto genera un impacto en la montaña, la idea siempre es que sea de la mano de la educación, para la formación de nuevas generaciones cada vez más consciente en la conservación y el mantenimiento del medio ambiente.

“Creo que hoy en día valoramos mucho más nuestros espacios naturales: la montaña, el mar, ríos, lagos. Como que los necesitamos, de ahí venimos, la ciudad puede seguir siendo parte de nosotros desde que nos fuimos desarrollando como civilizaciones, pero finalmente todo lo esencial está en la naturaleza. Obviamente, que la necesidad que uno tiene, y descubre al estar encerrado, luego lo valora mucho más y,por eso también, tanta gente fue al cerro a penas se pudo y está bien, finalmente la montaña tiene que ser para todos y mientras todos vayan con respeto hacia ella es super bonito que nos reunamos en un lugar tan sagrado para culturas ancestrales. Creo que va a ir creciendo cada vez más porque veo más niños en el cerro, más familias completas, y eso sin duda va a hacer que sin duda las generaciones que vienen van a venir con otra mentalidad”, explica Navarrete.

Un punto importante para la gestación de nuevas generaciones más conscientes en materia medioambiental, va ligado a la educación que se pueda entregar en las bases de su formación. Es por esto que para la trail runner es primordial que se respete el currículum respecto de la unidad de contacto con la naturaleza, dispuesta en Educación física, y que se sumen más unidades como estas en otras materias para volverlo una temática integral.

“Creo que las mejoras que se pueden hacer tienen que partir desde la educación, dentro del currículum de educación física en los colegios existe la unidad de vida y contacto con la naturaleza, que en muchos colegios no se practica y se deja a un lado. Es una falta super grave porque si nuestros niños no entienden y no tienen una experiencia de contacto con la naturaleza, como adultos no van a cuidar o proteger. Creo que una de las principales políticas que se debe abordar es que se cumpla el currículum de cuidado de la naturaleza desde muy chico, lo que puede ayudar un montón. Lo otro siempre es que los Parque Nacionales están haciendo un gran labor con las comunidades y turismo, eso ayuda a que crezca el turismo sustentable, que la gente vaya con mayor una visión más informada a estos lugares. Pero, también quedan muchos espacios que no están protegidos por la ley o alguna entidad. Más allá de que estén protegidos o no, creo que lo que necesitamos es mayor educación a la hora de ir al cerro, saber que no hay que dejar rastro, uno que está ahí lo sabe pero quien va de visita puede no saber, y si no se lo cuentan no lo va a hacer. Creo que hay que tratar de hacer mayores actividades abiertas con municipalidades, por ejemplo, o distintas comunidades para que puedan lograr mayor educación para la montaña”, dice Dani.

Si bien aún queda mucho camino por delante, se ve que ya se dan los primeros pasos para consolidar una educación de montaña de calidad. Es por esto, que valora celebraciones como el Día Internacional de la Montaña.

“Creo que estamos recién comenzando, Chile debería ser un país con cultura de montaña y acá tenemos Farellones que es el único pueblo de montaña, son muy pocos los lugares realmente con gente de montaña. Creo que estamos recién empezando, que nos queda un montón por aprender a todos, para tener un acceso responsable a la montaña, entendiendo un poco que también existen peligros pero que no sea la principal barrera de entrada, sino que poco a poco se empiece a abrir las montañas para todo el mundo. La montaña invernal para ir a esquiar. La de verano para hacer trekking, correr, hacer mountainbike, la montaña está ahí para diferentes disciplinas. Eso tiene que ser transversal y esa ocasión debe ser amplia para todos. Creo que debieran haber muchas más información en web, en redes sociales, para gente que esté buscando información, para los más jóvenes, de ahí tiene que salir toda la nueva generación de montañistas, el próximo Andrés Zegers, Seba Rojas, Pachi Ibarra, los próximos montañistas contando que hay tan buenos en Chile. Deberían ser los referentes de las próximas generaciones, creo que hay que sacarlos a estos deportistas hacen ver a la montaña cada vez como más segura y no que llame la atención por noticias de tragedia. Creo que cada vez tienen que haber políticas de gestión sustentable en Chile, donde se pueda ir a la montaña, a vivir cerca de la montaña, en que se pueda acceder o hacer cosas en ella”, concluye Daniela Navarrete.

Like this Article? Share it!

Comments are closed.