Catalina Alegría, con la montaña en el ADN

Published On 9 diciembre, 2020 | By Fulloutdoor |

Fotografía: Catalina Alegría

Comenzó con el trail running y hoy intenta promover la conservación del medio ambiente, la Cata hoy reflexiona sobre cómo han cambiado esos parajes que la fascinaron en un comienzo y que hoy se ven impactados por las visitas descriteriadas y la contaminación.

En el marco de esta semana de la montaña que se vive en FullOutdoor, conocemos las reflexiones de Catalina Alegría, comenzó ligada a la competencia y hoy está ligadas de a las expediciones, en busca de conocer y conectarse con la naturaleza, siempre desde la óptica reflexiva e intentando promover la conservación.

Llegó a Santiago desde Chillán a hacer atletismo, la montaña no aparecía como una actividad constante, sino con una expedición recreativa con su grupo deportivo. Equipada de forma inexperta, con un saco de dormir comprado en el Líder y más peso del necesario, se lanzaban a Punta Damas  donde el esfuerzo sentía que  valía completamente la pena en comparación con el beneficio de verse en este espectacular entorno natural.

“Siento que mi acercamiento a la montaña fue en ese momento, pero uno más real e independiente fue cuando comencé a hacer trail running, finales del 2013 e inicios del 2014. A mí un amigo, que es Jorge Morales, me invitó a hacer trail, no sabía lo que era y pensé que íbamos a trotar un ratito no más. Terminamos haciendo cuatro horas y media en Cantillana, con un asado gigante al final, compartiendo con gente de todas las edades, eso también era algo impensado para mí y desde ese momento me enamoré del trail running, ahí tuve un acercamiento más real a la montaña, hasta ahí había sido pausado y esporádico, pero cuando ya fue continuo fue desde ese momento en la casa del Oscar Quiroz”, cuenta Catalina.

Desde ese momento ha recorrido, tanto en competencias y entrenamientos, como en salidas y expediciones, gran cantidad de cerros tanto en la Región Metropolitana como a lo largo del país. Si bien, reconoce que es en Santiago donde es más fácil encontrar alternativas para realización de este tipo de actividades.

“Ahora hay rutas patrimoniales, están tratando de proteger los lugares con santuarios, acá hay muchas actividades que se pueden hacer, no solo en invierno sino también en verano. Creo que los accesos todavía podrían ser mejor, más buses, que no sea tan caro. Bajar las  barreras de entrada para la gente. Tenemos un mix de montañas, desde algunas ultra complejas hasta las más simples. Tenemos el San Cristóbal, la Quebrada de Macul, súper amigable, el Manquehuito y, al mismo tiempo, la opción de llegar al cerro El Plomo, que es la montaña más alta de esta zona. Tenemos un patio de juegos para todo gusto”, comenta la Cata.

Estas condiciones particulares que tiene la región metropolitana, para ser aprovechadas de forma correcta, deben ir de la mano de una campaña educacional realizada desde las bases. Mediante exista mayor conocimiento de este tipo de espacios naturales, existirá un mayor vínculo y, por tanto, cuidado.

“Siento que falta muchísima educación en Chile, y esta tiene que partir desde los colegios. Está mega comprobado que cuando interactúas con la naturaleza la cuidas más, cuando generas un vínculo con ella, pero si no puedes verla no puedes tangibilizar el daño que haces. Al final, es algo que sí o sí debería ser instalado en los colegios, deberían llevar cada vez más a los niños a estos paseos que si bien sé que son caros hay muchos espacios que son gratuitos como el San Cristóbal. En un momento leí que somos 60% territorio de montaña, es parte de nuestro ADN. Creo que todos los planes de educación ambiental no está orientada a donde debería estar”, comenta Catalina.

En la búsqueda de que se promueva la conservación, debe existir a su vez que una búsqueda de dirigir un mensaje a las nuevas generaciones y personas que puedan estar ajenos a los deportes de montaña, pues es esta gran cantidad de personas las que pueden generar un cambio cada vez más sustancial.

“Te doy un ejemplo, una marca de montaña súper reconocida hace una salida y hace limpieza, campañas y todo, pero lo hace dentro de su comunidad que ya es la que cuida la naturaleza. Una de esas personas no va a tirar una bolsa de basura, ni va a matar un animal o arrancar una flor. Muy lindo lo que están haciendo pero lleguemos a quienes debemos llegar, a quienes no conocen tanto de la naturaleza. Hace poco leí que muchos chilenos no conocen la nieve y es porque aún no tenemos todos los accesos necesarios, aún muchas regiones tienen que adentrarse en la naturaleza en auto o en un tour operador”, dice Alegría

Sobre todo, teniendo en cuenta las condiciones en las cuáles se entrega el público. Si vamos a hacer campañas de concientización deben ir en la línea de las personas a las que queremos llegar y lo que cada una puede aportar.

“Hay cosas que se pueden hacer en colegios, con carteles, mejor dirigidos al público que se quiere llegar. También pienso que hay un tema importante en que se pongan de acuerdo, que haya más espacios de debate. La institución puede decir que hacer, pero tiene que ver qué se puede hacer. Puede decir que no botes la cáscara de plátano, sino que la lleves a tu compostera, pero tienen que ver cuántas personas en Chile tienen una, porque si no lo voy a meter en un plástico y a la basura. Hay cosas que en la plástica suenan bonitas pero hay que ver si son aplicables”, comenta la Cata.

Es por lo anterior, que este tipo de iniciativas que buscan promover el conocimiento de los espacios de montaña, como el Día Internacional de la Montaña, para Catalina juegan un rol sumamente importante en potenciar los genes de montaña que existen en las personas.

“Siento que la gente necesita conocer para empezar a empaparse del lugar, a conectar con el lugar, después empiezan las ganas de querer proteger. Siento que es bueno que estas cosas se empiezan a ver en diferentes plataformas como FullOutdoor”, concluye Catalina Alegria.

Like this Article? Share it!

Comments are closed.