Greenlab ONG, al rescate de las áreas protegidas

Published On 18 Noviembre, 2020 | By Fulloutdoor |

Con la presidenta de Greenlab ONG, Natalia Reyes, conversamos de los inicios, motivaciones y proyecciones de la organización.

Este miércoles 18 de noviembre conversamos en FullOutdoor con la presidenta de Greenlab ONG, Natalia Reyes. Con ella conversamos respecto del trabajo que realizan como organización, sus motivaciones y trabajos a futuro que tienen.

“Nosotros trabajamos principalmente con las áreas protegidas de la región de Los Lagos. Greenlab nació hace casi cinco años para crear estos espacios de participación para que los jóvenes se involucren directamente y personalmente en acciones de conservación, como monitoreo de fauna, construcción de sendero, delimitación de áreas de uso público. Estas permiten que nosotros podamos disfrutar de la naturaleza y a la fauna y la flora crecer libremente dentro de sus entornos protegidos”, cuenta Natalia sobre la formación de Greenlab ONG.

 Este equipo que se reunió para el trabajo en Greenlab ONG venía con sus experiencias previas las cuales les ayudaron en un comienzo a consolidar el funcionamiento de la organización con un foco específico, la formación y el rol de los jóvenes en el cuidado del medio ambiente.

“Nosotros traíamos cierta experiencia, los directores que fundamos esta organización veníamos con experiencia en trabajo ambiental por lo que al principio no fue tan difícil. Sí ha sido super intenso. Hasta el momento hemos contado con voluntarios y colaboradores desde la región de Atacama hasta Magallanes. Existe este mito de que la juventud no está motivada, de que no le interesa, pero efectivamente los jóvenes vienen, son super involucrados. Basta con que uno cree el espacio y van a haber jóvenes interesados, hemos superado esa época donde dijimos que a los jóvenes no les importa nada”, comenta Natalia.

Si bien la mayoría de sus voluntarios son jóvenes mayores de 18 años, también se hacen iniciativas que buscan la participación de menores de edad, como capacitaciones, y no se le cierra la puerta a ninguna persona que esté interesada en aportar.   

“Trabajamos en nuestros voluntariados con mayores de edad, eso por temas legales siempre es más sencillo, pero no tenemos edad límite. Si bien estamos enfocados en jóvenes no delimitamos el límite de edad, todas las personas podemos trabajar en la construcción de una ciudad más enfocada en el medio ambiente. A parte, tenemos programas de educación ambiental y arborizaciones que van más enfocados a públicos específicos: comunidades o niños más pequeños”, dice Reyes.

La forma de ayudar a estos parques, parte de la base de que los voluntarios se deben vincular con estos y con el trabajo que están realizando. Es por esto que cada intervención tiene un rol formativo y uno fundacional, ambos se llevan en los días que se vive en esta área protegida.

“Programas como los que propone Greenlab no están generalizados en todas las regiones, nos ha pasado que nos escriben desde Arica y la logística no nos permite llegar. Pero está el interés. Ahora, cuando comenzamos fue en el territorio, en las áreas protegidas, y eso motivó mucho a los voluntarios porque hay muy pocos espacios para poder participar de este tipo de actividades. Las intervenciones son de 3,5, hasta 8 días dentro de un parque o monumento natural, son instancias transformadoras. No es lo mismo visitar un parque, hacer un trekking y volver, que vivir 5 u 8 días  viendo todo lo que pasa, lo que se pierde el visitante y el impacto que causamos en todos estos espacios”, explica Natalia Reyes.

La forma de poder participar en estas expediciones es inscribirte como voluntario de Greenlab ONG, luego ellos te contactarán en caso de tener una intervención cerca de tu lugar de residencia. Siempre se intenta de que las personas no se repitan, y es independiente de la profesión o certificaciones que tengas, no necesitas ser una persona que se dedique a algo ligado al medio ambiente para participar.

“Nosotros no lo publicamos porque es una locura, si lo hacemos nos bombardean de mensajes y correos de todos lados. Lo que sí es que manejamos una base de datos de voluntarios, en nuestro Instagram está el enlace para acceder a nuestro registro de voluntarios. En este momento contamos con más de 1500 voluntarios inscritos a los que les llega información cada vez que se realiza la convocatoria. Desde ahí sacamos nuestra dotación de 10 a 15 voluntarios que van, son diferentes cada vez”, dice Reyes.

Esta Organización No Gubernamental, al igual que muchas otras que se dedican al cuidado del medioambiente en Chile, debe buscar su financiamiento para poder seguir funcionando, golpeando puertas y asociándose es como muchas de ellas logran sobrevivir. En este camino la presidenta de Greenlab comenta el gran rol que ha tenido Conaf.

“En primera instancia articulamos muy de cerca con Conaf, son nuestros partner número a la hora de trabajar en áreas silvestres protegidas porque nos han dado el espacio, las instalaciones para ocuparlas y abaratar costos. Fondos concursables, donaciones y nos vamos arreglando”, cuenta Natalia.

Considerando la gran cantidad de áreas protegidas a nivel nacional, Greenlab ONG tiene que priorizar y ordenar el apoyo realizado. Es por esto, que se dedican semestralmente a al menos dos de estas áreas, siempre buscando apoyar a más territorios pero sin perder de vista los donde ya se ha aportado.

“Usualmente nosotros programamos dos veces al año las actividades de seis meses, porque va a depender mucho no solo del clima, sino que de acciones naturales. Estamos acostumbrados a vivir en incertidumbre pero planificamos con seis meses las unidades donde vamos a intervenir. Usualmente manejamos dos unidades de alta complejidad y manejamos una por semestre. Estuvimos trabajando en Futaleufú, está considerada un área protegida de alta complejidad por su conectividad, también en Chiloé, hemos estado y queriendo abarcar más territorio sin perder de vista las áreas protegidas que ya trabajamos”, explica Natalia Reyes.

Dentro de los efectos que ha tenido la pandemia en el trabajo de Greenlab, está la transformación de muchas de sus iniciativas desde lo presencial a lo digital, esto cobra una gran dificultad considerando que el fuerte de su trabajo es el desarrollo de proyectos dentro de áreas protegidas, muchas de las cuales incluso estuvieron cerradas.

“Ha sido super difícil, estamos acostumbrados al trabajo territorial que trasladar a la virtualidad es realmente difícil. No es tan sencillo transformar esa sensibilidad e involucramiento que se genera en terreno a la virtualidad, es prácticamente imposible. La verdad es que está bastante lento, pero gracias a instancias como el día de la fauna,  las charlas de naturalistas Chile y otros espacios web hemos podido compartir el trabajo que hace Greenlab, sin embargo las actividades bajaron al mínimo y estamos buscando virtualizar algunas de ellas o generar protocolos para volver el próximo año”, explica la presidenta de Greenlab ONG

Si bien la pandemia ha golpeado fuertemente a su calendario y a los trabajos de muchas organizaciones a nivel nacional, para Natalia presenta la posibilidad de que se democraticen los conocimientos en base a las transmisiones por internet, si estas se hacen costumbre permitirán una contribución a la descentralización.

“Era muy  triste ver cómo se realizan muchos eventos, como el mismo Seminario de Medicina de Montaña, y no poder participar. Ser de región y ver cómo se generan actividades interesantes en Santiago era bastante triste y bastante agobiante. Pero la pandemia nos ha dado el espacio  para planificar y virtualizar todas estas actividades, democratizando el acceso a ellas”, confiesa Natalia.

Finalmente, Natalia valora el gran esfuerzo que están haciendo espacios online para poder promover las distintas iniciativas que, pese a la pandemia, han seguido trabajando para mejorar el estado actual del medio ambiente nacional, independiente del área en la que cada una trabaje.

“Estos espacios son super valiosos para poder conversar, contar. Es muy difícil que la gente se entere qué realiza Greenlab si no tenemos donde hacerlo, es super triste no poder llegar a otros lugares. Cerrar con la invitación de que todas las personas se involucren, no somos la única organización en el territorio, hay cientos de ONGs a lo largo del país que necesitan apoyo, que necesitan personas que quieran participar, que estén dedicadas al medio ambiente y trabajan en beneficio de todos. Involucrarse es el primer paso para tener la sociedad que queremos”, concluye Natalia Reyes.

Puedes revisar la historia completa con la presidenta de Greenlab ONG, Natalia Reyes en el canal de Youtube de FullOutdoor. Comenta, comparte y suscríbete a nuestro canal para más entrevistas.

Like this Article? Share it!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *