Conoce el aceite de oliva, desde la dieta mediterránea a tu mesa

Published On 17 Noviembre, 2020 | By Fulloutdoor |

Fotografía: Pixabay en Pexels

El aceite de oliva, un alimento cargado de grasas buenas para la salud, que conforma la principal arista de la dieta mediterránea y que puede apoyar al tratamiento de distintas enfermedades

En FullOutdoor estamos preocupados por la calidad de vida de las personas, es por eso que traemos un nuevo alimento que puedes considerar dentro de tu alimentación y que te llenará de nutrientes esenciales. Hablamos del aceite de oliva, compuesto rico en grasas monoinsaturadas que presenta muchos beneficios para el organismo, incluso, muchos estudios aseguran que consumirlo a diario ayudaría a prevenir diversos tipos de cáncer. 

Según el estudio: “Aceite de oliva: Beneficios en la salud”, de María Virginia Carretto, María Paula Cuerdo, María Guadalupe Dirienzo y María Victoria Di Vito, podemos describir la composición del aceite de oliva es en un 99% constituido por una mezcla de diversos glicéridos, y un 1% restante formado por componentes secundarios, en su mayoría sustancias saponificables. Dentro de los glicéridos se encuentran los saturados y los insaturados. Este compuesto es una gran fuente de ácidos como: mirístico, palmítico, esteárico, araquidónico, oleico, linoleico, linolénico y palmitoleico. Además, contiene vitaminas A, E y K.

“La cualidad más importante del aceite de oliva virgen es que conserva inalterables todos los componentes y propiedades de las aceitunas como auténtico zumo del fruto del olivo, destacando su valor nutritivo y su alto poder vitamínico; en la fracción insaponificable se pueden encontrar determinadas cualidades nutritivas, en primer lugar los aportes vitamínicos A y E, en segundo lugar su gran contenido en b-sitosterol que puede interferir competitivamente con la absorción intestinal del colesterol. Es auténtico zumo de aceitunas sanas, completamente natural, sin aditivos ni conservantes, no ha sufrido proceso alguno de refinado, sus propiedades beneficiosas para la salud y para la alimentación justifica ampliamente el precio de este producto regalo de la naturaleza. Es el más natural de todos los aceites; se trata de un producto protector y regulador del equilibrio de nuestra salud (4,5)”, dice en el texto: “Aceite de oliva: influencia y beneficios sobre algunas patologías”,  de Zamora Arody, F. Báñez Sánchez, C. Báñez Sánchez y Alaminos García.

Salud digestiva

Dentro de los beneficios que presenta, está lo ligado a los procesos digestivos, ya que el aceite beneficia la salud del estómago y del aparato digestivo, ya que actúa como barrera reduciendo los excesos de ácidos en esta parte del cuerpo. Además, mediante la absorción de calcio y magnesio, aumenta el PH del organismo.

“Se han hecho numerosos estudios para investigar la influencia de la grasa dietética sobre la función gástrica, confirmando que la presencia de grasa en distintos segmentos del tracto intestinal inhibe la secreción de ácido gástrico, en la mayoría de los estudios se utilizó el aceite de oliva como fuente de grasa dietética”, dice en el texto: “Aceite de oliva: influencia y beneficios sobre algunas patologías”,  de Zamora Arody, F. Báñez Sánchez, C. Báñez Sánchez y Alaminos García.

Obesidad

El consumir grasas sanas permite un beneficio a la hora de intentar quemar calorías, pues acelera el metabolismo. A su vez, el aceite de oliva ayuda a proteger el organismo del colesterol malo, o LDL, y los fitoesteroles que contiene aumentan el HDL, lo que balancea el colesterol.

“En países occidentales, se consume el doble de grasa animal de la recomendada. Esto puede comportar obesidad, la cual se asocia con otros factores de riesgo de enfermedad. Una dieta rica en carbohidratos complejos y fibra protegerá contra la obesidad. La dieta mediterránea proporciona el consumo óptimo de energía, con la finalidad de tratar o prevenir la obesidad”, se escribe en el estudio: “Aceite de oliva: Beneficios en la salud”, de María Virginia Carretto, María Paula Cuerdo, María Guadalupe Dirienzo y María Victoria Di Vito

Diabetes

La diabetes es una que afecta a grandes grupos de la población, para combatirla o ayudar a prevenirla el aceite de oliva, y una dieta rica en este como puede ser la mediterránea, puede generar efectos positivos para el tratamiento de esta.

“La dieta mediterránea es la mejor dieta para los diabéticos, una dieta rica en aceite de oliva, baja en grasas saturadas, moderadamente rica en hidratos de carbonos y fibra soluble proveniente de frutas, vegetales y cereales constituyen el enfoque dietario más eficaz para estos pacientes, tal y como lo demuestran varios estudios realizados todos ellos sobre pacientes con diabetes mellitus tipo II. Con este tipo de dieta no solo se reduce la concentración de lipoproteínas aterogénicas existentes en los diabéticos sino que también se mejora el control de la glucosa en sangre, se aumenta la sensibilidad a la insulina y se reduce la tensión arterial tanto sístólica como diastólica. Todo ello en conjunto aporta una disminución del riesgo aterogénico así como un mejor control de la diabetes con todos los beneficios que ello aporta”, dice en el texto: “Aceite de oliva: influencia y beneficios sobre algunas patologías”,  de Zamora Arody, F. Báñez Sánchez, C. Báñez Sánchez y Alaminos García.

El aceite de oliva actúa como protector contra la diabetes, ya que posee efectos beneficiosos sobre la glucemia y sensibilidad a la insulina. Esto queda confirmado en una publicación de la revista Diabetes Journal, que en una investigación que contó con 418 personas cuyo resultado arrojó que una dieta abundante en aceite de oliva redujo el riesgo de desarrollar diabetes del tipo II en más de un 40%.

“La dieta mediterránea agrupa todos los componentes necesarios de una dieta diabética adecuada. Contiene abundantes vegetales y cereales. Los carbohidratos son asimilados en su mayor parte como carbohidratos ricos en fibra. Presenta un bajo contenido en SFA, y es rica en MUFA, procedentes en su mayor parte del aceite de oliva. El contenido absoluto de grasa puede variar dependiendo de las necesidades individuales. Para pacientes diabéticos obesos, es muy importante la pérdida de peso, así como seguir una dieta saludable”, dice  el estudio: “Aceite de oliva: Beneficios en la salud”, de María Virginia Carretto, María Paula Cuerdo, María Guadalupe Dirienzo y María Victoria Di Vito

Enfermedades coronarias

Las enfermedades cardíacas pueden ser prevenidas, en un porcentaje, por el aceite de oliva, pues reduce de manera significativa el riesgo de enfermedades al corazón. Esto mediante mecanismos como, por ejemplo, reducir la inflamación, mejorar el funcionamiento del revestimiento de los vasos sanguíneos o ayudando a prevenir la coagulación no deseada a la sangre.

“La dieta mediterránea parece tener grandes beneficios sobre el corazón, disminuye la tasa de mortalidad por cardiopatía coronaria, protege frente a la mortalidad asociada al ictus. Los antioxidantes, vitaminas E y C, carotenoides y compuestos polifenólicos (aceite de oliva y vino) tienen efecto en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, reduce la medicación antihipertensiva al ser rica en vegetales y potasio en enfermos con hipertensión leve o moderada, en un estudio compararon los efectos de dos dietas hipocalóricas sobre la presión arterial, una de las dietas rica en ácidos grasos monoinsaturados (aceite de oliva) y otra rica en ácidos grasos poliinsaturados (procedentes del aceite de girasol), tras un seguimiento de 6 meses, hallaron que tanto la presión arterial sistólica como la diastólica en reposo eran significativamente más bajas en los pacientes con la dieta rica en monoinsaturados que en el otro grupo, incluso hubo pacientes en los cuales la presión arterial se mantuvo bajo control sin necesidad de tratamiento farmacológico, los autores especularon que los polifenoles que contiene el aceite de oliva podrían desempeñar un papel clave en los efectos reductores de la presión arterial, posiblemente mediante la intensificación de los niveles de óxido nítrico estimulado por los polifenoles. Por otro lado la dieta mediterránea ha demostrado estar asociada a unos niveles lipídicos sanguíneos inferiores y a una presión arterial más reducida en comparación con las dietas ricas en grasas saturadas”, dice en el texto: “Aceite de oliva: influencia y beneficios sobre algunas patologías”,  de Zamora Arody, F. Báñez Sánchez, C. Báñez Sánchez y Alaminos García.

Artritis

El aceite de oliva se ha indicado como un posible reductor del dolor en articulaciones y amilana la hinchazón de la artritis reumatoide. Los efectos se podrían magnificar al ser combinada con la ingesta de pescados ricos en omega. Estudios indican que el aceite extra virgen reduce la inflamación y el estrés oxidativo propio de esta condición.

“Los radicales libres parecen tener un efecto importante en la aparición y mantenimiento de la artritis reumatoide, varias citokinas y el factor de necrosis tumoral alfa (TNFa) están involucrados en la formación de radicales libres, principalmente de oxido nítrico que parece tener graves efectos en la resorción ósea. Aspirina, tetraciclina, esteroides y metotrexato suprimen la síntesis de ácido nítrico, por otro lado una dieta rica en antioxidantes como el ascorbato y los tocoferoles producen efectos beneficiosos, a altas dosis, sobre todo en osteoartritis. En un estudio publicado por Darlington (36), sobre los ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) omega-3 y omega 6, vio que algunos de los PUFA omega-3 son precursores de la síntesis de eicosanoides, mientras que los PUFA omega-6 pueden incrementar la formación de citokinas proinflamatorias, TNFα e interleukina-6, por lo que los ácidos grasos omega-3 se opondrían a los efectos proinflamatorios de los omega-6. El ácido gamma-linoleico es precursor de prostaglandinas que por sus efectos puede utilizarse para mejorar los síntomas de la artritis, también los aceites de pescado ricos en T-3 PUFA como el ácido eicosanopentanoico son beneficiosos para mejorar los síntomas de la artritis reumatoide, posiblemente por la supresión del sistema inmune y de sus citokinas”, dice en el texto: “Aceite de oliva: influencia y beneficios sobre algunas patologías”,  de Zamora Arody, F. Báñez Sánchez, C. Báñez Sánchez y Alaminos García.

Como siempre, en FullOutdoor te recomendamos visitar a un especialista antes de hacer grandes cambios en tu dieta, ya que todo organismo reacciona de forma diferente a los distintos tipos de alimentación.

Like this Article? Share it!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *