Martín Thiel y la historia de los Científicos de la Basura

Published On 1 Octubre, 2020 | By Fulloutdoor |

Conoce toda la historia de cómo nació la iniciativa científico ciudadana: “Científicos de la Basura”, contada por su fundador y director Martín Thiel

Este miércoles 30 de septiembre conversamos con el director de Científicos de la Basura Martín Thiel. Este biólogo marino y doctorado en oceanografía, dirige una iniciativa científico ciudadana que reúne a científicos investigadores de la Universidad Católica del Norte, escolares y profesores de todo Chile en busca de comprender el impacto de la basura en el medio ambiente. Esta iniciativa, según cuenta Martín, nació motivada desde otra investigación que les revelaría el impacto de la contaminación en las playas nacionales.

“Nosotros en nuestras investigaciones pasamos mucho tiempo en el mar y en las costas del océano pacífico. En el año 2000 empezamos una investigación en la que investigamos las algas marinas como medio de dispersión, todos conocen el cochayuyo y su consistencia. Cuando el cochayuyo está viviendo en las costas, está fijado a la roca con un disco de fijación que llamamos, y la fronda, que esta cosa que se mueve, lo que mucha gente come y otra no, esta se mueve y flota porque está llena de aire. Lo que sucede con estas marejadas, se desprende del fondo, puede ocurrir que por su flotabilidad va viajando por las corrientes. Esto lo hemos investigado porque junto con el cochayuyo pueden viajar muchos organismos que viven asociados a este cochayuyo, especialmente al disco de dispersión. Este disco de dispersión es lo que hemos investigado por muchos años. Cuando salimos al mar en busca de estos cochayuyos nos dimos cuenta de que había mucha basura, cosa que nos sorprendió un poco al comienzo”, cuenta Martín. 

Esta situación, que llamó la atención del equipo de investigadores, los llevó a seguir recabando información y observando la proveniencia de esta basura para así determinar cómo había llegado hasta la playa. 

“Entonces nos preguntamos de dónde viene esta basura, podría haber venido de otras regiones o países con la corriente o desde la costa. En las investigaciones, en la primera de esta basura flotante, tuvimos alguna indicación de que mayormente esta basura tiene fuentes locales, ciudades, puertos, mientras más cerca de las ciudades más basura”, recuerda Thiel.

Si bien en un inicio continuaron con su investigación sobre las algas, mientras más iban a investigarlas, más encontraban basuras en las playas, acrecentando su curiosidad respecto de un tema que, según cuenta, hasta ese momento nadie había investigado de forma científica, no había datos y solo encontraron mucha incertidumbre.

“En algún momento un compañero mío dijo que teníamos que hacer algo, que teníamos que hacer educación ambiental. Empezamos  con un proyecto, luego de varios consejos, como no ir a los colegios a decirles que la basura está mal y que no deben hacer. Decidimos investigar con los escolares la problemática de la basura y empezamos esto, lo que llamamos los detectives científicos de la basura, con algunos colegios de Coquimbo y La Serena”, dice el biólogo marino.

Luego de una primera experiencia con tres colegios de la región de Coquimbo, el proyecto de los, entonces conocidos como Detectives Investigadores de la Basura, hoy Científicos de la Basura, comenzó a tomar forma y decidieron expandirse a más regiones.

“Nos fue súper bien, todos contentos, profesores, directores, escolares, para ellos fue súper interesante porque podían salir, correr, aprender cosas que no aprendían en los colegios y nos dimos cuenta de que pasaba algo súper interesante, siempre la mejor forma de aprender   la ciencia es haciéndola, así lo aprendimos nosotros y aprenden los escolares. De ahí empezamos el año 2008 con un nuevo proyecto expandiendo a otras regiones. Este año hicimos la primera investigación a nivel nacional de la basura en la playa, nosotros como había comentado, tuvimos un proyecto con tres regiones: Atacama, Coquimbo y Bernardo O´Higgins, ahí habían 7 colegios con investigaciones”, cuenta el profesor de la Universidad Católica del Norte (UCN, Coquimbo).

Pero esta muestra entregada por siete colegios en tres regiones no sería suficiente para la investigación, había hambre de más. Utilizaron los contactos de ex alumnos y amigos que tenían en distintas partes para lo que sería la primera investigación ciudadana nacional respecto del  impacto de la basura en el mar y en las costas de Chile.

“En un momento de locura en mi oficina dijimos: “¿Por qué no lo hacemos en todo el país?” pensando que formamos biólogos marinos en mi facultad y que de ahí están repartidos por todo el país. Empezamos a hacer llamadas, a contactar amigos, a invitarlos a participar en esta investigación. Al final del día participaron 45 colegios de todo el país. Con ellos hicimos el primer muestreo nacional de la basura en la playa”, recuerda Martín.

Con la información  reunida por los niños y jóvenes que decidieron participar de esta investigación, el equipo que comandaba Martín comenzó a sopesar los resultados para entregar esta primera investigación, la cual daría un inicio a la organización que son hoy.

“Evaluamos esta información, hicimos un informe nacional, lo compartimos y lo publicamos en una revista científica. Diría que en ese momento nació el programa de ciencia ciudadana de científicos de la basura como lo conocemos hoy en día. No fue algo que decidimos un día, sino que fueron eventos que ocurrieron y donde de a poco hemos avanzado y detectado que había un problema del que nadie se preocupaba. Empezamos en Coquimbo y nos extendimos, en un momento de locura, a todo el país”, dice Martín Thiel.

Los ánimos de seguir investigando, que los llevaron a saltar de siete a 45 colegios, los hicieron continuar avanzando y ahora saltar las fronteras entre países para organizarse  e investigar de esta forma, generando un impacto educacional, sobre el efecto de la basura en el medioambiente e nivel de América Latina.

“En el año 2018 dimos otro salto gigante y saltamos a otros países de América Latina que bordean el Océano Pacífico. Hoy estamos trabajando con colegios de México hasta Chile en este programa de Ciencia Ciudadana”, dice  Martín.

Todo esto no hubiera sido posible sin la participación de jóvenes estudiantes de distintas edades y de diferentes zonas del país, quienes aportaron su conocimiento y energía para llevar a cabo estas investigaciones. Adicionalmente, el director de Científicos de la Basura, contó en FullOutdoor lo contento y agradecido que estaba con los docentes de Chile y su vocación con la enseñanza.

“Los profesores de los colegios son nuestros más grandes aliados en todo esto, tratamos de escuchar sus necesidades e inquietudes y , a través de ellos, las de sus escolares. Nosotros sabemos que los profesores de Chile están haciendo un tremendo trabajo, tienen grandes desafíos, grandes tareas y un trabajo enorme. En lo general los profesores y directores, cuando les decimos lo que queremos hacer, nos dicen que ellos también tienen metas  y objetivos de aprendizaje que exige el ministerio. Nosotros hemos tratado de generar sinergias, hemos aprendido cuáles son los objetivos de aprendizaje que tienen que cumplir, de entender y de ayudarles con estas investigaciones prácticas”, comenta Thiel.

Este aprendizaje, no solo entregado a los alumnos sino que también asimilado por los miembros investigadores de los Científicos de la Basura, les ha ayudado a poder plantear de mejor forma las investigaciones y las actividades que realizan previas a cada salida.

“Generamos un ciclo de actividades que comienza muy básica, conocer el océano, los organismos que viven en él, interactuar, explorar, cuáles son las interacciones entre estos organismos, quienes facilitan la vida, cómo facilitan las algas como vehículo de dispersión. También aprendemos de las corrientes marinas, todo dependiendo de la temática”, dice Martín.

Finalmente, Martín Thiel plantea desafíos a todos las y los jóvenes que lo escuchan,  además de los fanáticos del outdoor, quienes salen a conocer grandes y maravillosos paisajes y que pueden olvidar observar sus propios entornos. Además, los desafía en aquellas maratónicas jornadas de viaje, ¿aceptarías el reto?

“A los niños y a los fanáticos del outdoor a tomar acciones en el tema, ustedes llegan a lugares remotos, también los invito a explorar el outdoor cerca de su casa, en su barrio, a pocas cuadras, se van a sorprender cuando van con otros ojos. Cuando van en modo de exploración, a la vuelta de la cuadra se encuentra con sorpresas que uno a pasado todos los días y, cuando lo miras con otros ojos, recibes sorpresas inesperadas. También les planteo el desafío, si llegan a zonas remotas, si encuentran basura, tengan una bolsa con ustedes, además de la mochila con muchas cosas, sé que es un desafío pero por algo lo estamos haciendo. Deja siempre el lugar más limpio de lo que estaba cuando llegaron”, concluye Martín Thiel 

Like this Article? Share it!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *