Estudio australiano estima que hay 14,4 millones de toneladas de microplástico en el fondo de los océanos.

Published On 11 Octubre, 2020 | By Fulloutdoor |

Se trata de la primera investigación global de este tipo y los expertos advierten que para los años venideros se espera que la cantidad de plástico vertida en los mares sea aún mayor.

La Agencia Científica Nacional de Australia CSIRO reveló en su último estudio que el fondo marino del planeta está contaminado 25 veces más de lo que se creía hasta el momento, llegando a una estimación de hasta 14,4 millones de partículas diminutas de microplástico en los fondos marinos del mundo.

El alcance de la contaminación del plástico en los sedimentos de aguas profundas de los océanos es una información difícil de cuantificar, principalmente debido a la profundidad de los mares. Es por esto que para llevar a cabo esta investigación los científicos utilizaron un submarino robótico que recolectó 51 muestras de arena y sedimentos del fondo marino australiano a varios kilómetros de la costa y a 3000 metros de profundidad.

Basado en el número y tamaño promedio de las partículas hicieron una estimación global.

En algunas muestras el estudio encontró cero partículas mientras que en otras se encontró hasta 13,6 partículas por gramo.

“Ampliando nuestros datos empíricos a la aproximación global, estimamos que podría haber hasta 14,4 millones de toneladas de MP en los 9 cm superiores de sedimento en todo el océano del mundo…”, dice el estudio de CSIRO.

Según una estimación publicada por Sciencie el 2015 serían alrededor de 4,4 a 8,8 millones de toneladas métricas de plástico las que ingresan al medio marino anualmente. Se estima que un tercio de esto venga de China.

Estos números hacen imperante comprender el alcance que tiene esta contaminación en los ecosistemas y la vida humana, pues los microplásticos se degradan y son ingeridos por plancton y peces pequeños, que a su vez son el alimento para peces más grandes, los cuales pueden formar parte de la cadena alimentaria humana, explicó la doctora Britta Denise Hardesty, investigadora científica principal de la investigación de CSIRO.

Para la doctora Hardesty, la contaminación de los océanos es un problema ambiental reconocido internacionalmente y los resultados de su investigación revelan la urgente necesidad de generar soluciones efectivas para la contaminación plástica.

Por su parte, Justine Barret, investigadora que dirigió el estudio afirmó que “la investigación proporciona la primera estimación global de la cantidad de microplásticos que hay en el lecho marino”. Sin embargo, el estudio se autocalifica como conservador debido a que es una estimación global en base a un muestreo lejano a las ciudades donde se concentra la mayor población.

Plástico flotante.

Según un estudio sobre los efectos del plástico en los organismos marinos son cerca de 700 especies las que han tenido contacto directo con desechos marinos plásticos. Muchos de estos casos tienen efectos negativos en los organismos debido a su ingesta, en muchos casos debido a que los animales los confunden con alimento.

Según la fundación sin fines de lucro The Ocean Cleanup, son muchas las especies que se ven afectadas por este fenómeno, no solo las ballenas encontradas con toneladas de plástico en sus interiores sino que son muchas otros los animales las afectados por este fenómeno.

“Las tortugas marinas capturadas incidentalmente en pesquerías que operan dentro y alrededor del parche (Isla de la basura del pacífico) pueden tener hasta un 74% (en peso seco) de su dieta compuesta de plásticos oceánicos. Los polluelos de albatros de Laysan del atolón Kure y la isla de Oahu tienen alrededor del 45% de su masa húmeda compuesta de plásticos de las aguas superficiales del GPGP (Isla de la basura del pacífico)”, explica la fundación en un estudio realizado en torno a “La Gran Mancha de Basura del Pacífico” o la mal llamada “Isla de la Basura”.

Este es uno de los muchos ejemplos de basura plástica de los mares del mundo que están siendo consumidos por la fauna marina.

The Ocean Cleanup al igual que explicó el estudio de CSIRO, afirma que “A través de un proceso llamado bioacumulación, las sustancias químicas de los plásticos entrarán en el cuerpo del animal que se alimenta del plástico y, a medida que el comedero se convierta en presa, las sustancias químicas pasarán al depredador, abriéndose paso por la red alimentaria que incluye a los humanos”.

El objetivo del estudio es, según su autora la doctora Hardesty, poner en escala el problema para que el mundo entienda la profundidad de este fenómeno y sus alcances tanto en la vida humana a largo y corto plazo como para el ecosistema marino en su conjunto. “Al identificar dónde y cuánto microplástico hay, obtenemos una mejor idea de la magnitud del problema”. “Esto ayudará a informar las estrategias de gestión de residuos y creará cambios de comportamiento y oportunidades para evitar que el plástico y otras basuras entren en nuestro medio ambiente”, enfatizó la investigadora.

Por último, hizo un llamado tanto a las autoridades como a la población en general a trabajar unidos para combatir este fenómeno: “El gobierno, la industria y la comunidad deben trabajar juntos para reducir significativamente la cantidad de basura que vemos en nuestras playas y océanos”, enfatizó la doctora Britta Denise Hardesty, investigadora científica principal de la investigación de CSIRO.

Like this Article? Share it!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *