25 chinchillas se tomaron una montaña de oro en el norte de Chile

Published On 24 Octubre, 2020 | By Fulloutdoor |

Fotografía: es.wikipedia.org wiki Archivo Animal chinchilla

La minera buscará reubicar a los roedores en peligro de extinción, la operación costará 400.000 dólares.

Una colonia de chinchillas chilenas está asentada sobre una montaña de oro avaluada en 3,5 millones de onzas de oro extraíble. La minera sudafricana Gold Fields, que tiene paralizadas sus faenas, buscará reubicar a los roedores que forman parte del plan de conservación firmado el 2017, gracias a lo cual obtuvieron el permiso ambiental según informó The Atlantic.

El mamífero cordillerano es un animal de cola corta y de gran altura. Su estado de peligro de extinción se debe a que durante los siglos XIX y XX su pelaje fue muy apetecido y por ello fue cazado en masa. Durante años la especie se consideró extinta, pero el año 2000 encontraron colonias en la región de Antofagasta lo que motivó a su protección.

Dentro de esa protección es que la minera Gold Fields firmó el permiso ambiental para el proyecto minero Salares del Norte. Una de las condiciones de este acuerdo era que la empresa debía encontrar una manera de trasladar a las chinchillas asegurando su protección.

La iniciativa llamada “operación chinchilla” comenzó en agosto de este año 2020 y se espera que demore 9 meses en capturar a los 25 ejemplares, para movilizarlos hacia un hábitat natural a 5 kilómetros de distancia del lugar. El costo del proyecto es hasta el momento de 400 mil dólares que incluyen estudios satelitales del sector.

Los roedores están siendo capturados a través de un sistema de trampas, donde el animal es atraído por un cebo que termina cerrándole la jaula a la cual este entra.        

“Se trata de una trampa Tomahawk, suena temible pero no letal. El cebo es una mezcla de almendras, cáscaras de nuez y hierba, con un sabor añadido que los roedores encuentran curiosamente irresistible: extracto de vainilla”, explica Luis Ortega el gerente ambiental chileno que supervisa la remoción de roedores.

“De acuerdo con el proceso aprobado por el gobierno, se deben realizar dos intentos de capturar especímenes en cada área rocosa, cada uno con una duración de 10 días. Si el intento no tiene éxito, la operación debe suspenderse durante 20 días antes de que se vuelva a intentar”, puntualizó Luis Ortega.

No todos aprueban este método.

Curtis Bosson, biólogo canadiense de vida silvestre que ha estudiado la captura y reubicación de pequeños mamíferos no está completamente convencido de que este sea el sistema idóneo para la conservación del mamífero.

“Sí, la captura viva en trampas Tomahawk será una experiencia negativa para las chinchillas, y la mortalidad / muerte es posible. La reubicación será una experiencia muy negativa para ellos”, agregó el biólogo, “Las chinchillas son una especie social colonial, no están acostumbrados a grandes interrupciones en su rutina diaria. Saben dónde encontrar comida y quién es su vecino a diario. La reubicación interrumpiría todo esto”.

Con el precio del oro por las nubes solo se puede esperar lo mejor de esta operación que involucra a los pequeños roedores en peligro de extinción, pues los empresarios dueños de la minera están pagando su precio en oro, valga la redundancia.

Like this Article? Share it!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *