Escazú: El gobierno de Sebastián Piñera da un paso al costado

Published On 25 Septiembre, 2020 | By Fulloutdoor |

Chile rechazó este miércoles la firma del acuerdo de Escazú, decisión que pone en duda el real compromiso del gobierno con la crisis medioambiental que afecta al mundo

Durante el año 2014 en Santiago de Chile se reunieron 24 países para firmar un acuerdo que vincularía por primera vez medioambiente y Derechos Humanos. Las negociaciones comenzaron en Costa Rica, con una comisión copresidida por Chile y el país anfitrión.

Este acuerdo es un tratado vinculante de América Latina y el Caribe que representa una herramienta para mejorar el acceso a la información, a la participación y a la justicia en cuanto a temas medioambientales. También asegura un mecanismo de protección para los defensores ambientalistas que están siendo amenazados. En nuestra región tenemos el registro de mas de 160 asesinatos a ambientalistas y activistas.

El año 2018, durante la Asamblea General de la ONU, Chile pospuso la firma del acuerdo, el argumento radicó en que firmar el acuerdo durante ese momento sería perjudicial para el país, pues podría interferir en la soberanía y jurisprudencia nacional. Durante esa fecha Chile se encontraba en medio del litigio marítimo con Bolivia, pero en ningún momento se mencionó que la firma del tratado implicaría otorgar territorio al país altiplánico.

Desde la Cancillería chilena Andrés Allamand expresó: “…es un tratado que vulnera la legislación chilena y dota de incertidumbre al estado y a los intereses privados”.

Hoy, en una nueva instancia, Chile rechazó firmar el tratado medioambiental de Latinoamérica y el Caribe. El anuncio llega a solo dos días del plazo final para ratificar el acuerdo. Dentro de las razones entregadas por el Canciller Allamand, encontramos que se consideró “ambiguo” e “impreciso” y que podría condicionar las legislaciones ambientales de Chile.

Esta decisión causó duras críticas en la oposición y en organizaciones medioambientales. “El mundo ambiental sospecha que el bloqueo llegó desde la presidencia y tiene que ver con el hecho de que existen intereses privados poderosos de empresas extractivistas que están imponiendo su agenda medioambiental y de DDHH”, expresó Ingrid Wehk, representante para el Cono Sur de la Fundación Heinrich Böll.

Sería lamentable que el futuro del acuerdo estuviese en peligro por una decisión de un solo país que, bajo mi opinión, no da razones fundadas para no firmar el acuerdo y que está siendo inconsistente con respecto a su postura histórica con Escazú”, advirtió a la BBC Pedro Cisterna Gaete, abogado e investigador de derecho y medioambiente de la Universidad de Concepción de Chile.

“Las respuestas que ha dado el ejecutivo en estos momentos no son con base técnica. Era muy necesario que Chile ratificara esta firma, como impulsor de este acuerdo. Y ahora se desiste de la firma, nos preocupa mucho”, expresó Gloria Alvarado, directora Fenapru, en la entrevista que tuvimos el miércoles 23 de septiembre y que puedes revisar en nuestro canal de YouTube.

Para que el acuerdo entre en vigencia se necesita que 11 de los 22 países que firmaron originalmente rectifiquen, de momento han confirmado 9.

 Solo queda esperar durante las próximas semanas y ver, desde la otra vereda, si más países se suman a este tratado y rectifican así, el primer acuerdo en materia de Derechos Humanos y medioambiente de América Latina.

Like this Article? Share it!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *