Cinco consejos para no lesionarse en invierno

Published On 17 Julio, 2017 | By Fulloutdoor |

Llega el invierno y los amantes del deporte blanco se apoderan de las pistas de esquí y snowboard. Para prevenir lesiones y accidentes de dejamos cinco tips que nos recomienda el kinesiólogo de KMP Sebastían Rodríguez. 

Ya entramos en julio y los centros de esquí de la Región Metropolitana y el resto del país funcionan a tope. Las actividades como el esquí y el snowboard son populares en todas las edades y atraen a cientos de deportistas a las pistas.

En general, la mayoría de las lesiones en los deportes de invierno son de carácter traumáticas y son causadas por caídas o choques. Algunas de las más frecuentes son las lesiones de rodilla (lesiones del LCA y del Menisco), lesiones del hombro (subluxaciones, luxaciones) y fracturas de la muñeca y el tobillo. Aunque algunos accidentes no se pueden prevenir, a continuación se presentan algunos consejos para minimizar el riesgo de estas.

  • Seguir las Instrucciones: Sobre todo los novatos, quienes por no saber qué hacer o simplemente no seguir las instrucciones, son protagonistas de accidentes en las pistas y andariveles. Para ello nunca es malo inscribirse en las clases básicas (qué todos los centros ofrecen) antes de comenzar por su cuenta y por sobre todo poner atención a las reglas de las pistas. Así mismo, nunca está de más recordar utilizar las pistas adecuadas para el nivel de cada uno.
  • Utilizar el equipamiento adecuado: El uso de implementos con las tallas y dimensiones adecuadas para cada persona son fundamentales a la hora de evitar lesiones. Una bota no ajustada lo suficiente puede provocar serios problemas sobre el tobillo y la rodilla. El uso de casco siempre ayudará a minimizar el accidente en el caso de ocurrir alguno y por último, utilizar vestimenta “técnica” te ayudará a mantenerte seco y cómodo.
  • Condición Física: Los deportes blancos en general son bastante exigentes e independiente de la disciplina se recomienda tener un sistema osteomuscular lo suficientemente preparado para evitar lesiones por sobrecarga. Durante los descensos nuestras articulaciones sufren muchas torsiones a altas velocidades y debemos tener un cuerpo preparado para soportarlas.
  • Alimentarse e hidratarse bien: comer alimentos nutritivos ayudan a cargar de energía el cuerpo y preparar este para la actividad física. Una alimentación equilibrada en proteínas y carbohidratos es clave para proporcionar energía al cuerpo y resistir el ejercicio a lo largo del día. También es importante mantenerse hidratado a lo largo de la jornada, pues con el frio el cuero puede gastar rápidamente nuestras reservarse de líquido.
  • Calentamiento o warm up: Comenzar la actividad física sin preparar adecuadamente el cuerpo puede hacernos terminar la jornada en la cordillera rápidamente. En general los músculos más “fríos” son más propensos a lesionarse. Con un calentamiento adecuado y progresivo puedes aumentar flujo sanguíneo y de apoco ir elevando la temperatura corporal, disminuyendo de esa manera el riesgo de sufrir alguna lesión de tejidos blandos (ligamentos, tendones y músculos).

Previene este invierno para que puedas seguir disfrutando de la nieve y sus deportes extremos.

Foto portada: Élisa Algora

Like this Article? Share it!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *