¿Cómo afecta el esmog y el frío en la piel?

Published On 24 Junio, 2016 | By Fulloutdoor |

Las ciudades de Chile han tenido que enfrentar situaciones de gran contaminación ambiental y frías mañanas. Por lo que nuestra piel se enfrenta a cambios y enfermedades.

Con el esmog y el frío, no sólo hay que preocuparnos de las molestias más comunes en esta época de invierno, como lo son las enfermedades respiratorias o resfríos, sino también preocuparnos del cuidado de nuestra piel, sobre todo el del rostro. Te dejamos algunos consejos y tratamientos para cuidar mejor nuestra piel y hacer respirar nuestro cuerpo.

La piel es el principal órgano del cuerpo humano. Funciona como un aislante del medio que nos rodea, protege y contribuye a mantener íntegras sus estructuras; actúa como sistema de comunicación con el entorno así que mide y regula la temperatura; colabora en la hidratación de los órganos internos además sintetiza la vitamina D con el fin de que nuestro metabolismo funcione correctamente.

Las malas condiciones en el medioambiente, han producido alertas, preemergencias y hasta emergencias, que no sólo provocan dolores de cabeza, mareos y problemas respiratorios para los habitantes de nuestro país.

El temido esmog también afecta nuestra piel, provocando la dañina falta de oxígeno en los tejidos cutáneos. El esmog provoca sequedad cutánea y esto genera la aparición temprana de líneas de expresión y acné que tapan los poros de la piel. Los poros son la vía por la que nuestra piel respira, por lo que cualquier obstrucción puede desencadenar complicaciones para la salud de esta.

Según los especialistas, las consecuencias que se crea tras el problema ambiental (esmog) son: “liberan factores irritantes de la piel, lo que provoca consecuencias como: dermatitis, inflamaciones, sequedad y envejecimiento”.

bdsfb

Si bien todas las personas están expuestas a estos problemas que produce la contaminación, quienes padecen dermatitis atópica o asma son más susceptibles a presentar problemas, sobre todo en la cara y las manos que son las partes más expuestas de nuestro cuerpo.

Por otro lado, el frío causa vasoconstricción en los capilares de la piel, los capilares se contraen disminuyendo la irrigación. Esto causa: que no lleguen suficiente oxígeno, ni nutrientes a las células de la epidermis dejando la piel con un aspecto apagado, se retrasa el ciclo de la renovación celular y se acumulan las células muertas, causando una sensación de tirantez y falta de confort debido a que esta capa de células muertas impide que la secreción sebácea natural de la piel llegue a la superficie para lubricar y nutrir la epidermis, dejando la piel seca y sensible.

Como podemos darnos cuenta la piel no sólo es el reflejo de nuestra imagen exterior, también contribuye a conservar nuestra salud por tanto es muy importante mantenerla en las mejores condiciones y especialmente cuidarla del smog y el frío.

Tips para cuidar tu piel del frío y del esmog

Frío

  1. Diariamente tu rostro debe estar limpio por la mañana y por la noche para mejorar la absorción de las cremas que utilizas y favorecer la oxigenación.
  2. Lava tu cara con un jabón pH balanceado/neutro. Si tu piel es seca utiliza jabón que contenga algún humectante o emoliente adentro.
  3. Trata de no someter a tu cuerpo a cambios brusco de temperatura como los causados por la calefacción.
  4. Intentar bajar la temperatura cuando se pueda. En invierno usa maquillaje en crema, la cual hace el efecto de una segunda piel que ayudará a proteger.
  5. Para la piel grasa busca maquillajes en crema oil free (libres de aceites) y no olvides desmaquillarte.
  6. Tomar mucha agua.
  7. Consume alimentos ricos en vitamina C.
  8. Ejercítate a menudo.
  9. Recuerda: El tabaco y el estrés son causas del envejecimiento más rápido, si quieres tener una piel joven y radiante no fumes y vive una vida tranquila.

Esmog

  1. Usa una crema de hidratación intensa diariamente en cualquier zona donde la piel esté muy seca.
  2. Antes de acostarte, limpia muy bien tu rostro retirando todo el maquillaje.
  3. Para el cuidado de la piel toma duchas o baños más cortos y por ningún motivo uses agua caliente.
  4. Hidrata tu piel desde el “interior” bebiendo agua regularmente y comiendo frutas y verduras.

Like this Article? Share it!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *