Por qué están llevando hielo de los Alpes a la Antártica

Published On 8 Junio, 2015 | By Constanza Villalobos |

Muchos de los glaciares fuera de zonas polares desaparecerán este siglo debido al calentamiento global. Los glaciares más elevados ya se están derritiendo en el verano.

Imponente, a una altura de 4.350 metros, el glaciar Col du Dome se ve majestuoso a los pies de Mont Blanc, la cumbre más alta de los Alpes. La nieve parece ser tan permanente como la montaña, pero las apariencias engañan.

50 grados bajo cero

En el 2016, Col du Dome será el primer glaciar del que se enviarán muestras al nuevo depósito en la Antártica.

El archivo de hielo estará en una bóveda de nieve en la Estación de Investigación Concordia, una base habitada en forma permanente operada conjuntamente por Francia e Italia.

Las muestras de hielo serán colocadas en bolsas selladas 10 metros bajo la superficie, donde la temperatura se mantiene estable a unos 50 grados bajo cero.

Los investigadores usarán taladros especiales para extraer muestras cilíndricas de hielo del glaciar Col du Dome.

Muestras de Bolivia

Una segunda misión en 2017 tiene una tarea aún más difícil.

Los científicos esperan extraer muestras de la montaña Illimani en Bolivia a 6.300 metros de altura. Será imposible alcanzar este sitio con un helicóptero, por lo que todo el equipo, incluyendo los grandes taladros, deberán ser transportados por tierra.

Los científicos esperan hacer tres perforaciones en los Alpes y tres en los Andes. El material de dos perforaciones se enviará a la Antártica y el resto a un laboratorio en Francia.

El hielo de los glaciares está conformado por capas de nieve depositadas durante miles de años.

Las muestras más antiguas de hielo son de hace 18.000 años.

Freezer en Inglaterra

Además de la Antártica, el otro sitio donde podrían ser guardadas las muestras es el depósito del Instituto Antártico Británico, British Antarctic Survey, en Peterborough, en el este de Inglaterra.

Hay más de 570 cajas con muestras de hielo antártico en Peterborough, en un freezer a 20 grados bajo cero.

“Se trata de un freezer comercial común”, dijo Robert Mulvaney, glaciólogo del Instituto Antártico Británico.

Pero siempre existe el riesgo de una falla mecánica o de problemas con el suministro de electricidad.

“Y además la Antártica permite almacenar muestras a temperaturas mucho más bajas que las de un freezer comercial”.

Hijos y nietos

Uno de los mayores problemas que enfrenta el proyecto es hallar fondos. Es difícil que las agencias de investigación inviertan dinero en una iniciativa que puede no dar resultados concretos por décadas.

El dinero para la misión francesa, por ejemplo, vino de patrocinadores privados e instituciones gubernamentales.

En el 2016, investigadores de Italia y Suiza extraerán muestras en otros sitios de los Alpes y Chappellaz (investigador científico de Francia) asegura que se unirán a la iniciativa francesa.

Fuente: BBC

 

Like this Article? Share it!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *