[Experiencia] Punta de Choros

Published On 25 Febrero, 2013 | By Fulloutdoor |

Desde Santiago hasta La Serena son 470 kilómetros y desde La Serena a Punta De Choros al noroeste son 114 kilometros. La carretera asfaltada llega solo hasta un lugar llamado Trapiche, desde este punto hasta Punta Choros el camino si bien no es malo corre los riesgos propios de una carretera desconocida de tierra, por lo que es recomendable hacer este trayecto con luz de día.

Al llegar te encuentras con una no tan pequeña caleta bullida de turistas y alojamientos de todo tipo, desde camping, cabañas y sofisticados domos decoran el litoral de esta bahía rodeada de filosos acantilados.

Isla Dama es una reserva protegida por la Conaf y se requiere pagar entrada como en todos los parques nacionales, el paseo dependiendo de la época del año puede ser mas o menos tranquilo. Nuestro propósito en este  lugar es sumergirnos en las frías aguas del Pacífico para disfrutar de la gran variedad de vida submarina por la cantidad de de krill y plancton que tienen sus aguas.

Mi amigo Mauro, buzo certificado y residente en Lanzarote, donde trabaja en el submarinismo, tiene como meta disfrutar aguas locales con mística y encanto sudamericano (y según yo creo, la secreta intención de encontrar una ballena a su lado mientras mira la cantidad de fauna diferente a lo habitual de sus inmersiones)

En verano las agencias de submarinismo estas copadas de turistas ávidos de aventuras acuáticas.  Teniendo experiencia en esto o no se embarcan en barcos que los llevan a una aventura digna de recordar por siempre.

Al comprar esta aventura uno se hace cargo de dos inmersiones por $50.000 con el equipo asegurado para esto. Cada agencia tiene su lugar destinados para hacer las inmersiones. Por lo que una vez asegurados en las embarcaciones salimos con destino al primer punto llamado Mirador Del Mar. Una boya naranja hace de hito para no perderse entre la inmensidad del océano. Al sumergirse se siente inmediatamente el frio del Pacifico que a pesar del traje, el agua se cuela por las aberturas.

En esta primera inmersión un instructor mas un par de alumnos de la escuela de submarinismo y mi amigo certificado se sumergen unos 40 metros de profundidad, con unos casi 12grados de temperatura y teniendo una visibilidad de casi 13 metros, debido al frío es casi insoportable estar en el agua por mas de 30 minutos. Pero en este tiempo la fauna y flora de la profundidad del lugar maravilla con su colorido y vida. Locos, estrellas de mar, blancas, amarillas, rojas decoran las rocas y cualquier superficie dispuesta a ser decorada, esponjas, un bosque de algas, como verdaderos árboles protegen a peces tímidos y el rey de la zona, el peje perro, que se pasea tranquilamente por el lugar.

Al salir del agua, el barco se dirige a Isla Dama, al segundo punto de inmersión, acá, mientras uno a uno los principiantes son bautizados (bautizo que dura alrededor de 20 minutos) los recién sumergidos comentan la experiencia primera, sus sensaciones, sorpresas, maravillas de un mundo tan mágico y casi inexplorado. Este intervalo de inmersión sirve para reponer energías y sumergirse nuevamente en el agua.

Luego del bautizmo nos dirigimos a Isla Choro. Nuestro segundo punto de inmersión. Junto a 4 personas se baja a 20 metros, esta vez, donde la temperatura es mas agradable y podemos permanecer en el agua hasta por 40 minutos. Al estar mas cerca de la superficie la luz del sol refleja un poco mejor lo que vemos, pero aún así la visibilidad, gracias a la vida microscópica, es similar a la de 12 o 13 metros, lo que no limita para ver manta rayas de medio metro, jaibas, cangrejos y una serie de peces que tranquilamente disfrutan los asombros de los buzos.

Una vez en tierra es momento de ordenar todas las fotografías mentales sacadas en esta aventura submarina para guardarlas en un lugar muy seguro, no siempre se tiene la posibilidad de experimentar aguas diferentes, como en el caso de mi amigo, acostumbrado a aguas africanas, cálidas y transparentes. Y que a pesar de no haber visto alguna ballena a su lado, a pesar de permanentemente mirar hacia arriba, quedó fascinado con la experiencia.

Generalmente se confunde Punta de Choros con el lugar de avistamiento de Ballenas, pero a 24 km de Punta de Choros se encuentra Chañaral de Aceituno, una pequeña caleta que en apariencia no tiene mucho que ofrecer pero es el punto de encuentro de ballenas y delfines durante el verano.

A poco andar en una embarcación con al rededor de 10 personas, se ve un chorro de agua que proviene de la superficie del agua, al acercarse un poco mas la sorpresa no puede ser mayor un par de ballenas jorobadas pasea rápidamente por el lugar, al costado delfines juegan y acompañan a las embarcaciones como guiándolos en esta poco definida carretera azul y salada.


Like this Article? Share it!

2 Responses to [Experiencia] Punta de Choros

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *