[Tips] Calambres en los deportes

12 octubre, 2012 | Por: Fulloutdoor

Hace poco comencé a sufrir de calambres constantes, no sólo cuando practicaba algún deporte, sino también cuando hacía un esfuerzo físico o cuando estaba durmiendo, por lo que comencé a preocuparme y averiguar con qué métodos podía combatir estas contracciones involuntarias de los músculos.

Los calambres que se producen en las personas que practican deporte son principalmente por exigir un esfuerzo demasiado intenso o prolongado a un músculo; falta de oxigenación, deshidratación o falta de sodio en los mismos. Se puede producir el calambre durante la práctica deportiva o al finalizar la misma por la gran pérdida de sales por medio del sudor, que hacen que tengamos alteraciones hidroelectrolíticas.

Sin embargo, los calambres que se producen cuando dormimos son por haber estado en una mala postura durante el transcurso del día y los que se producen en la zona del hombro y el cuello, también pueden ser producto de una mala postura o de un estrés fuerte.

¿Cómo se pueden combatir los calambres?

Para los que practicar deportes, es vital elongar antes y después del ejercicio, complementándolo con  alimentos ricos en potasio y magnesio que ayudan a prevenir los dolorosos calambres. Alimentos como son las verduras y hortalizas van a asegurarnos ese magnesio y potasio que necesitamos. La correcta hidratación antes, durante y después del deporte también ayudará. De igual forma, los frutos secos y legumbres son otro grupo de alimentos ricos en estos minerales y fáciles de introducir en la dieta diaria.

Para evitar los calambres también esencial que mantengamos unos buenos niveles minerales en el organismo. Concretamente los más necesarios a la hora de practicar deporte son el potasio, el calcio, el fósforo y el magnesio.

No es recomendable realizar actividades física después de haber comido en grandes cantidades, porque luego de ingerir alimentos, el flujo sanguíneo muscular “compite” con el flujo sanguíneo del sistema digestivo, lo que se podrían producir contracciones involuntarias de los músculos.

Buena comida con muchos minerales, hidratación constante y elongación, son algunos factores para evitar esos dolorosos e inesperados calambres que tanto odiamos.

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *