Lago Ranco: Un rincón del paraíso

28 enero, 2019 | Por: Fulloutdoor

 Con la excusa de entrenar para el Gran Prix Lago Ranco 2018, Paulina Pinto y Mariano López de Aventura de a Dos, recorrieron 120 kilómetros por los increíbles paisajes de la Región de Los Lagos.  

Por Paulina Pinto – Mariano López de aventuradeados.com – Fotografías Felipe Cuevas.  

Todos los años deseamos celebrar las fiestas de fin de año recorriendo un lugar nuevo en bicicleta, para recibir de buena manera el año que se nos aproxima, este 2018 realizamos un recorrido al hermoso Lago Ranco, ubicado al norte de la décima región, correspondiente al tercer mayor lago de Chile, su nombre deriva del Mapudungún Rew-Ko que significa agua con oleaje.

El pronóstico del tiempo para nuestra ruta era mitad soleado y mitad lluvia, como un clásico día del sur de Chile. Nuestro objetivo era completar los 120 kilómetros, que es el giro completo al lago, todo esto con miras a lo que sería el Grand Prix Lago Ranco que realizó su primera edición el pasado mes de marzo, nada nos desanimaba para concretar nuestra aventura en dos ruedas.

Comenzamos desde la ciudad de la Unión, ubicada a 60 kms., de la provincia del Ranco. Esta zona abastece la mayoría de las lecherías chilenas; se siente la magia del sur; con sus  prados siempre verdes, rebaños de ovejas, vacas; cielos azules y nubes impresionantemente blancas.

Cruzamos el Río Bueno, hasta llegar a la ciudad de Lago Ranco, el recorrido lo realizamos en el sentido de las agujas del reloj, en los primeros kilómetros, bordeando el lago, se encuentra nuestro primer punto importante de la ruta, la zona del bosque Quillín, declarado Reserva Nacional por los añosos olivillos, se recomienda recorrer con tranquilidad y disfrutar esta zona, donde no penetran los rayos del sol, por los densos árboles que forman un túnel de forma natural.

Un aspecto importante de esta zona es la presencia de sitios considerados monumentos arqueológicos, protegidos por la ley de monumentos culturales, con zonas sin pavimentar entre 100 y 200 metros donde se han encontrados vasijas cerámicas y ofrendas funerarias, que representan la historia de los habitantes de la zona del Lago Ranco desde épocas prehispánicas. Estos asentamientos arqueológicos a lo largo del recorrido, deben mantenerse en este estado (sin pavimentar) para seguir siendo estudiados, y en la cuenca del Lago Ranco se han encontrado cerca de 50 sitios arqueológicos, esto nos hace sentir que estamos recorriendo parte de nuestra historia.

Al penetrar por este hermoso bosque se llega al Desagüe del Lago Ranco que da comienzo al Río Bueno, aquí se ubica un mirador, recomendamos detenerse y disfrutar de la vista de este lugar.

Continuando la ruta se encuentra Puerto Nuevo que va con destino a Bahía Coique, esta zona se aparta del lago, es una recta rodeada de árboles frutales, arándanos y prados verdes. Se continúa la ruta con múltiples repechos y pendientes, como la Cuesta de San Pedro hasta llegar a Futrono, donde se observan impresionantes cerros verdes que rodean la ruta, se ofrecen botaderos de lanchas y vías de conexión para visitar la isla Huapi ubicada al centro del lago, también es el punto de inicio para realizar actividades de pesca deportiva y deportes acuáticos. Esta isla con aproximadamente 300 habitantes, donde el 90% es de comunidades Mapuche – Huilliche, presenta un gran atractivo por los mitos en torno a la isla.

Pasando Futrono comienzan las pendientes más pronunciadas, como la subida de la Mariquina, sintiéndose en las piernas los kilómetros ya recorridos, en estas subidas se obtienen las mejores vistas del camino y es cuando se disfruta más de la ruta.

Hasta este momento el clima fue favorable, con nubes ocasionales, que pronto desataron una lluvia intensa, típica del sur, seguimos la ruta en estas condiciones, a una velocidad moderada para disfrutar del camino de forma segura.

Próxima parada, el pueblo de Llifén, se destaca por sus balnearios termales, imperdibles de esta zona. La pendiente más alta del circuito, es la cuesta Calcurrupe, que luego continúa por 20 kilómetros de múltiples pendientes con repechos llegando hasta Riñinahue, aquí se encuentra el Parque Futangue, un proyecto privado de conservación del bosque  nativo, un hermoso entorno entre todas las montañas, con una vista hermosa al lago, cascadas y sus islas, se recomienda detenerse en esta zona y realizar los trekking disponibles en el parque. Posteriormente comienza la bajada hasta llegar a la comuna del Lago Ranco.

Uno de los imperdibles de esta comuna es visitar el mirador Piedra Mesa, a escasos 5 kms. del centro del pueblo está la entrada al parque Alfonso Brandt, desde aquí se observa una vista panorámica del lago y de sus islas, dándote cuenta del paraíso en que te encuentras. Se puede realizar un trekking corto al interior del parque con bosque nativo con distintas especies de nothofagus. Subiendo a Piedra Mesa se nos cruzó un grupo de vacas que nos acompañaron unos kilómetros hasta llegar a la entrada del parque, fue uno de los momentos favoritos de la ruta, donde nos damos cuenta que el sur, siempre será un buen lugar para recorrer.

Los panoramas son muchos en torno al Lago Ranco, no nos cansamos de volver y recomendar, siempre nos sorprendemos con un nuevo lugar a visitar. Continuamos nuestro retorno hasta La Unión, donde finalmente terminaríamos la ruta con un total 220 kms. El Grand Prix Lago Ranco, es una excelente excusa para ir y conocer esta hermosa zona de nuestro país, además de ser un tremendo desafío, se recomienda planificar unos días para recorrer el entorno del lago y maravillarse con lo que nos ofrece cada rincón de esta región.

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *