Inmersos en el Cajón del Maipo

24 enero, 2019 | Por: Fulloutdoor

En lo más recóndito del Cajón del Maipo se esconde un lugar de ensueño: El Morado Lodge, un espacio que ofrece a sus visitantes increíbles momentos de relajo para conectarse con la naturaleza y llenarse de tranquilidad junto a sus imponentes montañas.

Texto Antonia González. Fotos: James Alfaro, Rafaelo Roasenda, Ricardo Sovino.

El Cajón del Maipo nunca ha dejado de sorprenderme. Cada vez que conozco un lugar nuevo quedo aún más sorprendida que la vez anterior. Y es verdad lo que alguna vez escuché por ahí…mientras más inmerso en el Cajón, es todo más bonito y prístino.

Como todos saben, el Cajón del Maipo está ubicado a poco más de una hora de Santiago, en un trayecto que se sumerge en la belleza de Los Andes centrales. A este sector llegan miles de visitantes, que buscan entre otras cosas, escapar un poco de la congestión de la capital y disfrutar de la tranquilidad que lo rodea.

Así fue como con esas ganas de desconectarnos y conocer un poco más sobre el sector de Lo Valdés, fuimos a visitar el Morado Lodge, un espacio que se ubica en un entorno pacífico, rodeado de montañas, glaciares y colores, que además ofrece un momento de relajo y comodidad.

Para llegar, nos dirigimos hasta San Gabriel, allí nos estaba esperando el dueño del lodge, Andreé Haufe, un físico alemán que llegó a Chile para quedarse y completar su otra mitad de siglo en nuestro país. “Me hizo quedarme más la curiosidad de conocer otro estilo de vida, no solo como un viajero, sino también el conocer exactamente como es la vida aquí”, cuenta Andrée.

Hace 17 años que vive en Chile y hace un poco más de dos años que construyó este lujoso espacio rodeado de un alucinante panorama de Alta Montaña en el pueblo de Lo Valdés. En el camino, nos fue contando sobre su decisión de venir a vivir a Chile para construir este increíble lugar. Eligió el Cajón por un tema de cercanía con Santiago, ya que desde esta gran ciudad se puede viajar en todo tipo de temporada a pasar un rato agradable a las instalaciones.

A medida que avanzábamos la nieve se hizo más presente, los celulares comenzaron a tener poca conexión y el poblado se hizo cada vez menor. Estamos muy ansiosos de llegar, ya que el lodge nos espera para acogernos durante dos maravillosos días.

Al llegar, fuimos a conocer los alrededores mientras la nieve caía sin parar. Luego ingresamos al interior, donde pudimos observar un lugar completamente cálido y acogedor, lleno de detalles y comodidades. Fuimos hasta las habitaciones a dejar nuestras cosas y nos sorprendimos por la bella vista que se asomaba a través de la ventana. “La idea del proyecto es la arquitectura, el diseño en los platos y a la vez disfrutar la naturaleza”, agrega Andreé.

Y es cierto lo que dice el dueño, al entrar al comedor pudimos ser testigos de ello. Mientras comemos un rico filete con verduras de estación y disfrutamos del paisaje junto a un rico pisco sour preparado allí mismo, Andrée nos cuenta el por qué se vino a vivir a Chile luego de cumplir 50 años. “Yo quería una cultura diferente y decidí Chile por la estabilidad económica”, dice. “Me encanta el riesgo porque sin riesgo tu vida es muy aburrida, siempre busco algo peligroso. Cuando vine a Chile por primera vez visité el río Biobío en kayak…subí las montañas de 6000 metros como el plomo y anduve en bicicleta en la carretera austral con carpa”, agrega.

A partir de esas aventuras que tuvo en nuestro país deicidio volver e instalarse aquí. Hoy, con mucho trabajo y dedicación, el lodge cuenta con piezas y departamentos, además de un increíble spa y centro de bienestar.

Por un lado las habitaciones destacan por sus vistas privilegiadas y cercanía al resto de los servicios disponibles, como el restaurante y espacios de descanso. Y por otro lado, están los departamentos que cuentan con cocina privada, terraza y parrilla, que otorgan más privacidad a la estadía y una experiencia diferente.

El spa tiene una gran piscina, jacuzzi, bar, cafetería, sala de masaje, baños de vapor y hot tub; pero lo mejor de todo es que tiene una vista inigualable a la Cordillera de Los Andes. En invierno la piscina ofrece temperaturas que supera los 25 grados, además de una vista alucinante a las montañas nevadas. Es simplemente perfecto.

Al terminar de almorzar nos reunimos con un guía para conocer los alrededores del lugar. Cerca del lodge se puede realizar un trekking hacia el Glaciar y visitar la laguna que hay allí, pero lamentablemente por las condiciones del clima no pudimos acercarnos mucho, sin embargo, fuimos testigos de los paisajes nevados que se pueden apreciar en temporada de invierno.

Aquí, los principales valles para disfrutar de la práctica de trekking y montañismo alrededor del lodge son el Valle de Lo Valdés, del Mesoncito, de Morales, de la Engorda, del Marmolejo y Las Arenas.

Además, el lodge cuenta con moto de nieve y raquetas para los que quieras salir a explorar los alrededores del Cajón.

Cuando volvemos nos preparamos para una tarde de relajo en el spa. La atención es excelente, en cada momento nos sentimos como en casa, pero con un paisaje alucinante, al cual no estamos acostumbrados en la capital. Nos relajamos y preparamos para ir a comer y despedir la estadía en el lodge.

Cenamos algo liviano, tiradito de salmón de entrada y de fondo un rico champsui de verduras y pollo. Esa noche nos fuimos a dormir con una exquisita sensación de tranquilidad y relajo, listas para descansar y disfrutar del silencio, la nieve y las montañas.

El Morado Lodge, es un espacio que sorprende. Más allá de las comodidades que ofrece, el entorno único en el cual está inmerso es impresionante. Mi recomendación es ir en temporada de invierno, ya que se puede disfrutar de las montañas nevadas y de las diferentes actividades que el lugar ofrece. Sin duda, está diseñado para cautivar a quienes lo visitan, y su mágico entorno permite que ahí se viva una experiencia de relajo y exploración.

Recuadro:

El lodge ofrece diferentes programas para los visitantes. Cuenta con paquetes de 1 día y 1 noche, pasando una tarde en “Aguas del Morado, Spa & Wellness”. También tiene un programa de cuatro días que incluye una visita a El Morado, además de un guía que introduce a los huéspedes hacia la historia del Cajón del Maipo y su pueblo.

También realizan visitas a viñedos de Pirque, visitas a las Termas de Colina, Volcán San José, y el Embalse del Yeso. Cuenta también con charlas ecológicas, masajes, día de spa, programas para adultos mayores y actividades como caminatas y paseos en moto de nieve y raqueta.

Encuentra más información en el-morado.cl.

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *