Bajo la cordillera: Alto Maipo, un túnel que no se interrumpe

20 noviembre, 2018 | Por: Fulloutdoor

Hace 10 años, una gran promesa llegó para instalarse bajo la cordillera metropolitana. Para algunos, sin embargo, una promesa de tal tamaño no puede más que incumplirse…

Por Claudia Benavídez / Fotos No Alto Maipo

En 2007, el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo ingresó su tramitación para posteriormente ser aprobado por la Comisión Regional del Medio Ambiente de Santiago ¿La idea? Instalar  la hidroeléctrica más grande de la zona central del país, en plena comuna de San José de Maipo:

“En su compromiso de entregar al país energía eléctrica confiable y segura, la compañía (AES Gener) desarrolló el Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo (…) Este proyecto incorporará 531 Megawatts (MW) al país, con una generación anual que equivaldrá al 45% del consumo domiciliario de la ciudad de Santiago, contribuyendo así con la energía que requerirá Chile para lograr sus metas de crecimiento económico”, explica la norteamericana AES Gener a través de unos trípticos descargables en cajondelmaipo.com, la misma compañía que mantiene otras cuantas hidroeléctricas dentro del Cajón del Maipo: Maitenes, Volcán, Queltehues y Alfalfal. Y agregan: “Al igual que las plantas ya existentes en la alta cordillera, el proyecto Alto Maipo considera la operación de dos centrales de pasada: Alfalfal II y Las Lajas. Con más del 95% de sus instalaciones subterráneas (…), Alto Maipo tendrá un mínimo impacto en el entorno”.

Un año antes, el mismo Ministerio de Minería había determinado y proclamado al Cajón del Maipo (ubicado a 1h de Santiago aprox.) como una auténtica reserva natural de biodiversidad; de interés nacional y de importancia turística, la cual presta importantes servicios ambientales a la Región Metropolitana, sirviendo notablemente como la principal fuente y reserva de agua para la comuna cordillerana San José de Maipo, y también para toda la capital chilena.

Este cañón andino, ubicado en la zona suroriental de la Región Metropolitana, recoge la alta cuenca del río Maipo – con una hoya hidrográfica de casi 5.000 Km2-  cuyos confluentes o tributarios son el Río el Yeso, El Colorado, y otros esteros como El Manzano, San José, Coyanco, o el San Gabriel, todos esparcidos y encajonados entre cerros, farellones y macizos cordilleranos.

Muchos consideran a esta reserva como un real “pulmón” para Santiago, y no es para menos, pues este lugar -realmente privilegiado por la naturaleza- también es el hogar de más de 450 especies de flora, y otros ejemplares mamíferos como las vizcachas, los zorros, algunos roedores, ciertos reptiles, y una infinidad de aves como el cóndor, el águila, el pato cortacorriente, la perdiz, la codorniz, entre muchas, muchas otras. Al mismo tiempo, este lugar se convierte en una maravillosa zona recreacional para cualquiera, y también, en el destino frecuente para ecoturistas y amantes del ciclismo, el senderismo, el descenso de ríos, el Kayak y las cabalgatas.

Finalmente, una hidroeléctrica como Alto Maipo promete “ser renovable y amigable con el medioambiente”, asegura el gerente de AES Gener, Ricardo Falú (Fuente Pulso.cl). En este contexto, además,  el ex ministro de energía -Andrés Rebolledo- explica que “este es un proyecto importante para el sistema eléctrico nacional, por las características que tiene”, calificando de importante el funcionamiento de Alto Maipo (Fuente ADNradio.cl).

Por último, durante julio de este año, el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo se coronó con el galardón Energy Globe Award for Sustainability, obsequiado por una fundación austríaca que premió su calidad en dos categorías: Diseño de Construcción y Empleabilidad.

Hoy, el avance en la construcción del proyecto Alto Maipo alcanza un 65%. Todo en funcionamiento para su futura y pronta ejecución para 2019, según adelantan sus propios creadores.

Cuidando el Cajón

Para el estudiante de derecho, Anthony Briol (24), haber llegado aquí a los 2 años de vida “significa todo la verdad, porque vivir en el Cajón del Maipo –estando, además, súper cerca de la capital de Chile- es una experiencia que incide demasiado en la formación de las personas que vivimos acá, pues entendemos que este entorno se compone de elementos que tienen una conexión, un vínculo”.

-¿Qué te gusta hacer y a qué te dedicas?

-Me gusta organizarme con la comunidad para poder incidir positivamente en el territorio en el que vivimos, en este caso, defendiendo el patrimonio que tenemos en el Cajón del Maipo -responde Anthony, también vocero de la Red Metropolitana No Alto Maipo que nació en 2014.

Existen al menos dos organizaciones más que han dado una fuerte lucha de oposición al proyecto: No Alto Maipo –que vio la luz apenas nació también el proyecto- y la Coordinadora Ciudadana Ríos del Maipo, quienes han trabajado junto a la Red Metropolitana organizando marchas multitudinarias y una serie de denuncias medioambientales.

Y la Red Metropolitana, específicamente, surgió con la idea de bajar el conflicto desde el territorio hasta la capital -explica su vocero- bajo la premisa de que el proyecto Alto Maipo afecta no solo a la gente de San José de Maipo, sino también, a todos los vecinos y vecinas de la R.M. en cuanto se abastecen de agua potable que viene desde aquí. “Entonces, la idea era poder sumar organizaciones y colectivos de personas de distintas comunas de la R.M. y así generar una verdadera Red Metropolitana No Alto Maipo. Siempre decimos que el nombre nos queda un poco grande en el sentido de que, formar una red metropolitana es un desafío bastante grande. Por otra parte, ya para los últimos años, hemos dejado un poco de lado las marchas en las calles para afirmar mucho más la oposición administrativa y judicial en contra del proyecto”, cuenta el joven.

Pero, ¿por qué surge esta negación absoluta frente al sustentable y ya en curso proyecto hidroeléctrico Alto Maipo? “El proyecto Alto Maipo desde un comienzo se presentó a la comunidad como una hidroeléctrica de pasada. Sin embargo nosotros tenemos una visión bastante crítica sobre la hidroelectricidad en general, debido a la escasez hídrica y a los problemas de acaparamiento de las aguas en Chile, pero particularmente, Alto Maipo ha hecho un trabajo muy fuerte junto al grupo Lucksic – quienes suscribieron un contrato en el cual adquirían un 40% de la propiedad de Alto Maipo- de instalar Alto Maipo como una hidroeléctrica amigable, siendo que en la práctica, no cumple con las características que tiene una hidro-pasada, por definición”, plantea Anthony.

Y continúa: “Las hidroeléctricas de pasada son hidroeléctricas que toman agua de un río por un corto trayecto y son devueltas al mismo río. Alto Maipo acapara las aguas de 3 enormes ríos para transportarla por un trayecto de 70 kilómetros y después soltar las aguas en un cuarto río, por lo tanto, hace un trasvasije de cuencas gravísimo, que genera un impacto irreversible para toda la cuenca del Maipo, y en ese sentido, existe un trabajo de marketing y un trabajo comunicacional muy fino que ha realizado la norteamericana. Recordemos la campaña por la hidroeléctrica en Aysén por ejemplo, cuando se hablaba que sin HidroAysén iba a haber un apagón poco menos, que nos íbamos a quedar sin luz. De esa misma línea se ha agarrado Alto Maipo para instalar la idea de que la energía que se va a generar, la necesitamos y que es una necesidad país, siendo que a Chile le sobra energía. Estamos exportando ya energía por conductos privados, energía privada, por ejemplo, hacia Argentina, y también hay en cartera otros proyectos para exportar a otros países de Latinoamérica. Entonces, si estamos exportando energía, realmente ¿es una necesidad el proyecto Alto Maipo para las personas que habitamos la Región Metropolitana?”, pregunta el joven.

¿Promesas que no pueden cumplirse?

Para el vocero de la Red Metropolitana, la principal promesa que Alto Maipo no va a poder cumplir será aportar con 531MW de electricidad, pues la hidroeléctrica no tendría realmente la capacidad de generar esta cantidad sino un aproximado a 200MW mensuales, según él, lo que ya no es atractivo para el mercado. “Está totalmente desfasado con los precios de la oferta energética que existe hoy en día, entonces, la principal promesa que Alto Maipo no va a cumplir es la promesa para la cual se construyó este proyecto, que era la necesidad y el aporte de energía”.

Y sobre no provocar daños al medio ambiente, esta es una promesa que ya ha sido incumplida, según este habitante de San José de Maipo. “Esto con los vecinos ya lo tenemos más que claro”, dice.

-Como habitante de San José de Maipo, ¿qué efectos han observado en la zona desde que llegaron las primeras maquinarias de Alto Maipo?

– Hay una serie de daños sociales y ambientales que se generan producto de la construcción de este enorme túnel bajo la cordillera. Principalmente, este proyecto afecta a todo el Cajón porque lo va a dejar sin agua. Con ello aumenta la degradación de la tierra, la desertificación y el proceso de derretimiento de los glaciares. A su vez, hay una serie de impactos ecosistémicos, por ejemplo, relacionados con la vida y la existencia de ciertas especies de fauna endémicas que están en proceso de extinción.

Hemos visto desde el comienzo de la invasión de Alto Maipo, una serie de impactos que ya se han registrado y que han sido denunciados en este proceso de fiscalización comunitaria, como por ejemplo, ¡la contaminación de las aguas! Cabe destacar que junto al Colegio Médico impulsamos en 2016 un estudio de aguas para subsanar las dudas de los vecinos respecto a la contaminación de las aguas que ellos consumían y utilizaban para sus tierras. Y se ha verificado, junto al doctor en toxicología y director del departamento de Medio Ambiente del Colegio Médico de Chile, Andrei Tchernitchin, la existencia de una sobrecarga de elementos contaminantes en sectores que están vinculados a las obras de construcción- contesta el vocero.

De esta manera, en abril de 2016 fue conocido el Informe Aguas del Cajón de Maipo y Alto Maipo-Muestras CMA,  estudio que descubrió una alta presencia de elementos tóxicos en el agua, tales como arsénico, níquel, plomo, molibdeno, hierro, manganeso y otros. Sin embargo, dentro del mismo mes de abril, el especialista fue demandado por la empresa Alto Maipo Spa, la cual le exigió una indemnización de $50 millones por levantar perjuicios en contra de la empresa. Así, para enero de 2017, el medio La Tercera publicaba un nuevo titular respecto al tema: “Justicia respalda a Alto Maipo y descarta tesis de contaminación de las aguas”.

En este sentido, las organizaciones en contra de Alto Maipo no se han quedado tranquilas y han decidido seguir con el juego legal, presentando una Reclamación durante mayo de este año, para pedir que se anule el Plan de Cumplimiento  que aprobó la Superintendencia de Medio Ambiente SMA a favor de Alto Maipo. En él, se menciona a la empresa como responsable de eludir sanciones por al menos unas 14 infracciones ambientales, 9 de ellas calificadas “graves”.

Finalmente, “se le dio término a este procedimiento sancionatorio aprobando un Plan de Cumplimiento que los dejó sin ninguna sanción”, dice Anthony. “Hoy nos encontramos justamente esperando a que nos den las fechas de los alegatos porque hemos acudido a tribunales ambientales para dejar sin efecto esta resolución de la Superintendencia, la que permite que el proyecto siga construyéndose y que no sea sancionado por ninguna de las irregularidades que han sido detectadas durante todo este tiempo. Estamos hablando de irregularidades gravísimas que han significado impactos en el medioambiente, y un impacto muy grande también en el tejido social y la calidad de vida de los habitantes de San José de Maipo”, agrega.

Otra promesa sin cumplir, bastante dolorosa para la gente del Cajón del Maipo según el vocero, fue la de proveer de fuentes laborales a las personas del Cajón:

“La construcción y futura operación de la Central Alfalfal II y Las Lajas representa una serie de beneficios locales entre los cuales es relevante destacar el Convenio de Colaboración Social con el programa Fomento al Empleo Local, (…) que busca promover la empleabilidad de la zona, al generar puestos de trabajo en el marco de la construcción del Proyecto Central de Pasada Alto Maipo”, dice el sitio oficial de la empresa AES Gener.

Dar trabajo a los vecinos y vecinas. “Esa fue una promesa que el proyecto trajo a la comuna, y una de las principales razones por la que al principio muchas personas apoyaban la iniciativa”, dice Anthony. “Hoy en día, según sus mismos creadores, lleva cerca del  70% de construcción, por lo tanto, un 70% de ofertas laborales ya fueron ofrecidas y las personas del Cajón del Maipo siguen sin trabajo. Entonces, ya no tienen esperanza, que en el 30% restante, vayan a cumplir la promesa que hicieron hace 10 años”, explica el joven.

Trabajando con el agua hasta la cintura, sin ninguna norma de seguridad y con riesgo permanente por el derrumbe de túneles. “Es la realidad que están viviendo 700 trabajadores de Alto Maipo en las faenas de El Yeso y El Volcán; 120 de ellos habitantes de la comuna”, denuncia la concejala de San Jóse de Maipo, Maite Birke, a través de la página de oficial de Facebook de la Red Metropolitana No Alto Maipo. Esto, porque no se realizaron los estudios hidrogeológicos correspondientes, dice.

“Se han registrado numerosos paros de trabajadores durante la construcción del proyecto, pero hay una cosa que quiero graficar: el proyecto Alto Maipo partió costando 600 millones de dólares. Hoy día, está costando 3,500 millones de dólares. Eso se ha encarecido”, dice Anthony.

“Sin embargo, la empresa ha obligado a los proveedores locales a firmar ya 2 anexos contractuales que los obligan a bajar el precio que cobran por ejemplo, por cama de trabajador en una hostal o cabaña. Todas las personas que prestan servicios a este proyecto han sido obligadas a firmar anexos. Entonces, lo único que no se ha encarecido ha sido la ganancia de las personas de San José de Maipo y el sueldo de los trabajadores. En el fondo, se puede decir que la comunidad de San José de Maipo ha sido engañada”, agrega el vocero de la Red Metropolitana.

Hace no más de 6 años, se promulgó por primera vez en Chile la ley que creó los tribunales medioambientales, levantando 3 de ellos. Y en este camino, La Red Metropolitana No Alto Maipo se autodeclara uno de los principales usuarios de la institucionalidad ambiental:

“Hoy estamos en Tribunales Ambientales defendiendo la idea de que la empresa debe ser sancionada por esos 14 incumplimientos”, dice el joven. “Por otra parte, tenemos una opinión terrible sobre cómo funciona la institucionalidad ambiental; una pésima opinión de cómo funciona la Superintendencia del Medioambiente, y estamos por ver cómo funcionan los nuevos Tribunales Ambientales, a los cuales hemos acudido en este procedimiento. Debemos tomar medidas para poder subsanar y para poder impedir que los daños que ya se están provocando, sigan perpetuándose”, finaliza el joven.

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *