Menos es más… Hacia un consumo consciente

22 octubre, 2018 | Por: Fulloutdoor

Generar conciencia socio ambiental en las personas para vivir libres de basura, es lo que intentan plasmar estas dos mujeres motivadoras y creadoras de @Vayaconsumismo y @Nomedalomismo en Instagram.

Fotos: Gentileza Alejandra Kopaitic  y Camila Silva. Esteban Yerovi.

Vivir sin basura suena como algo casi imposible. Para lograr algo así, tendríamos que ser más conscientes a la hora de consumir, reutilizar lo que ya no necesitamos, reciclar y vivir con menos…, pero ¿Es realmente esto tan difícil? Si nos ponemos a pensar, desde que formamos parte de este planeta las cosas han sido similares. Antiguamente no estábamos invadidos por el plástico, ni teníamos la idea de que las cosas fueran desechables.

En cambio hoy, estamos en la era del consumismo. Mientras más tenemos, mejor nos sentimos y mientras más trabajamos, más compramos. Sin embargo, una corriente de proyectos que intentan concientizar sobre la problemática medioambiental, nos han otorgado una nueva esperanza, ya que intentan generar reflexión en la comunidad sobre cómo avanzar hacia un consumo consciente.

¿Y por qué esto es tan importante esto? Bueno, para eso conversamos con Alejandra Kopaitic  y Camila Silva, ambas mujeres y agentes de cambio, que con sus métodos diarios motivan a los demás a través de internet.

Vaya consumismo nació hace mucho tiempo en nuestro día a día. Se formalizó en Instagram hace un poquito menos de dos años. Lo que buscábamos a través de esta red social era entregar ideas y consejos simples sobre llevar un estilo de vida más armónico con el planeta y buscar ese equilibrio que necesitamos para coexistir con él. Dejar de hacer tanto impacto negativo y ser más conscientes a la hora de consumir”, cuenta Alejandra Kopaitic,  Ingeniera en medio ambiente, colaboradora en Fundación Basura y fundadora de @Vayacosumismo.

Se dieron cuenta que estaban consumiendo mucho más de lo que necesitaban. “A la hora de celebrar un cumpleaños, navidad o día del niño, donde la gente tiende a consumir más, notamos que era un exceso y también en los residuos, millones de bolsas de basura por todas partes”, agrega.

¿Cómo tomaste la iniciativa?

Fue súper paulatino.  Uno empieza por ejemplo con la botella o bolsa reutilizable (…) el impacto es grande, pero el vivir en equilibrio con un consumo más consciente va mucho más allá. Consiste en preocuparnos de qué compramos, qué comemos, investigar, cuestionarnos si lo que estamos haciendo está bien o mal, salir de nuestra zona de confort. Es lento, se puede hacer. Llevamos harto tiempo, pero nos falta mucho por recorrer.

Por otro lado y casi en paralelo, Camila Silva, crea una red similar llamada @Nomedalomismo, en la cual intenta traspasar sus experiencias sobre cómo ser más consciente con el medioambiente. “Todo comenzó con una preocupación mental que tenía en la cabeza, que se hizo mayor cuando estaba estudiando diseño en la universidad. Me di cuenta que tenía que reutilizar mis materiales porque osino me gastaba mucha plata, entonces ahí empezó el tema del reciclaje”.

Con el tiempo, junto a su marido e hija, comenzaron a vivir de una manera más ecológica. “Empezamos a poner nuestras propias reglas. Nos movíamos en bicicleta, empezamos a dimensionar todo lo que comprábamos y nos dimos cuenta que seguíamos sacando mucha basura, entonces ahí dije: ‘esto no más’. Fue ahí cuando le propuse a mi marido que redujéramos nuestro consumo, y él me dice ‘¿ya y qué vas a comer, aire?’”, cuenta Camila.

Según ella, mucha gente al principio pensaba igual que su marido, pero con el tiempo fue demostrando que sí se podían reutilizar muchas cosas para disminuir el consumo y así también generar menos basura. “Le puse el nombre de @nomedalomismo en Instagram, además de Facebook y sitio web. Las redes sociales juegan un papel clave, porque es una buena manera de motivar a la gente a que siga este movimiento CeroWaste (Cero Basura). La mayoría de la información que nosotras veíamos hace tres años estaba en otros idiomas, francés o inglés. Entonces como no había nada en español, a excepción de Fundación Basura, no había una red social que mostrara este estilo de vida”, dice Camila.

Rechazar y reducir

“Yo creo que cuando uno no quiere o no tiene ganas de hacer las cosas, siempre va a encontrar una excusa. Hay mucho miedo de por medio. Creen que esto nos ocupa la vida entera, que somos mujeres desocupadas que pasamos la vida en internet, pero en realidad lo que pasa en este proceso –sí, demanda más trabajo porque es un cambio de hábito-, pero llega un punto en que es un hábito. Ya no nos cuestionamos, se hace automático”, cuenta Camila.

¿Y cómo podemos partir?

Primero mirar nuestro basurero. Y decir, qué puedo dejar de consumir, qué puedo rechazar y decir, ‘no lo necesito’. Después ver las alternativas de cosas que puedo comprar que por ejemplo no vengan envueltas en plásticos. Después uno va seleccionando lo que compramos.

Hay que ir viendo las cosas que se pueden reutilizar y reciclar, ósea vamos eligiendo lo menos malo. Por ejemplo, si vamos al supermercado a comprar y tenemos la opción de una mostaza en plástico y otra en vidrio, elegimos la de vidrio. Y luego ese frasco lo podemos reutilizar, y con esto te vuelves mucho más creativo.

Y así también cambian las prioridades. Puede que te cueste un poco más caro pero vas sopesando con otras cosas, ya que son de mejor calidad, por lo tato compramos menos tonteras.

El presupuesto disminuye porque te das cuenta que hay cosas que no necesitas. Y también te das cuenta de dónde provienen las cosas, cómo las hacen, dónde terminan, lo que contaminan, etc. Entonces ya no es necesario comprar.

También te empiezas a preocupar de la alimentación, o de cómo la industria alimenticia afecta en el medioambiente. Entonces en mi caso, por ejemplo, me volví vegetariana, y de esa misma forma dejé de consumir muchas cosas. Después te das cuenta que nada de lo que hay en el supermercado te sirve, que lo puedes encontrar en otros lugares. En ferias, o en tiendas que venden productos a granel etc.

Progreso desde un nuevo punto de vista

El pasado 8 de abril en la Maratón de Santiago, Fundación Basura (Entidad que genera conciencia socio ambiental sobre la basura) estuvo presente junto a ocho puntos limpios para concientizar a los corredores sobre el reciclaje y el medioambiente. “Le enseñamos a la gente por qué hay que reciclar y cómo hacerlo”, cuenta Alejandra, que además dice que estuvieron en Lolapallooza y pretenden seguir generando consciencia en eventos masivos.

Según Camila Silva, de a poco se está avanzando en el tema del reciclaje, primero porque existe mucha más información y segundo porque hay más alternativas donde comprar productos de mejor calidad, a granel o asociados al comercio justo.

“Lo que hay que centrar la conversación hoy es en que estamos viviendo en una sociedad desechable. Estamos acostumbrados por comodidad por querer todo inmediato. Lo tomo y lo boto, y me dio lo mismo de lo que está hecho y de todo lo que significó hacerlo. Estamos endemoniando el tema del plástico, pero no por cambiar el plástico por una bolsa de papel lo estamos haciendo mejor. Igual estamos sobreexplotando los recursos”, dice Camila.

Además agrega que “hay un mal entendimiento de lo que es el progreso, creemos que progreso es llevar los recursos monetarios  a la sociedad y explotar los recursos para tener más riquezas y en realidad llega un punto en que me pregunto: ¿qué va a pasar cuando no tengamos nada más que explotar? porque en algún momento todo se acaba”.

A esto, Alejandra complementa diciendo que hay que progresar pero no explotar a desmedida. “Nuestra economía está basada en una economía lineal, entonces tenemos una sobreexplotación de nuestros recursos, un sobre consumo desmedido, donde más encima, usamos mucho el plástico desechable, porque el plástico es un material que está fabricado para durar eternamente y lo estamos usando un par de segundos y se bota. Y una gestión que deja mucho que desear en términos de destino final”.

“A lo que tenemos que avanzar nosotros es hacia una economía circular, porque en la naturaleza no existe la basura, entonces tenemos que intentar imitar ese ciclo y ojalá hagamos que en las empresas se puedan rediseñar y eco diseñar los productos, que tengamos más alternativas que sean amigables con nuestro planeta”, concluye Alejandra.

¿Dónde comprar?

Aldea Nativa

Más que una tienda, cafetería y restaurant, lo que buscan es crear un espacio de encuentro e intercambio saludable, donde la gente pueda ir a compartir y disfrutar de comidas ricas y nutritivas y hacer sus compras de productos orgánicos y naturales.

Cocinan con Ghee (mantequilla clarificada), aceite de coco orgánico o aceite de oliva extra virgen, sal rosada Himalaya, huevos de campo, carnes y lácteos de animales libres de antibióticos y hormonas, que pastan libremente y con ingredientes sacados de la tienda.

Actualmente cuentan  con más de 1.000 productos naturales y orgánicos: podrán encontrar frutos secos, cereales, frutas, verduras, productos de repostería, pan, carnes, lácteos, pañales, productos de cosmética, hierbas medicinales y mucho más.

Dirección: Av. Tobalaba 1799, Providencia,  Av. Manquehue Norte 1960, Vitacura. www.aldeanativa.cl

Mercado Ecológico

Este espacio está enfocado en la alimentación saludable y las consecuencias que tiene cada compra que hacemos y la huella que dejamos. Toman consciencia de todo lo que se desecha en productos de uso diario, es así como nace Mercado Ecológico, pensando en cómo disminuir el plástico, han decidido vender todo a granel. También cuenta con despacho a domicilio, el producto va del dispensador directo a la despensa.

Dirección: Arturo Prat 293 esquina Eleuterio Ramirez (a 3 cuadras de Metro U. de Chile), Santiago.

www.mercadoecologico.cl

Kulko Emporio

Es un almacén que busca promover y facilitar el acceso a una alimentación saludable, proponiendo un espacio honesto, de consciencia en el consumo y respetuoso con el medioambiente.

Disponen de alimentos no perecibles a granel, de forma que los clientes traigan sus propios envases y se lleven lo que necesitan, y con este pequeño-gran gesto, colaborar con la disminución de residuos plásticos.

Abogan por un consumo consciente y responsable.

Dirección: Carlos Peña Otaegui 11.900 local 3.

www.kulkoemporio.cl

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *