¿Cómo prepararse para ir a la montaña?

1 agosto, 2018 | Por: Fulloutdoor

Llega el invierno, y para turistas y cientos de fanáticos del deporte blanco la meta es solo una: disfrutar de la nieve. Para prevenir accidentes y evitar riesgos aquí te dejamos algunas recomendaciones.

Comienza a caer la nieve en nuestro país e inmediatamente los centros de esquí muestran sus mejores ofertas para la temporada invernal: deportes, descuentos y competencias son solo algunas de las actividades que se hacen notar y que fascinan a los amantes del deporte blanco.

En la zona metropolitana, a tan solo unos pocos kilómetros de Santiago, se encuentran tres estaciones de esquí con una gran oferta de nieve de calidad. Son El Colorado/Farellones, La ParvaValle Nevado los que conforman la mayor superficie esquiable de Sudamérica. El sur de Chile también cuenta con una gran oferta invernal: Corralco, Nevados de Chillán, Antillanca y El Fraile, son solo algunos de los sectores para practicar deportes extremos y que ofrecen además hermosos paisajes para contemplar.

A estos centros, miles de aficionados llegan para disfrutar con ansias de la montaña, sin embargo hay otros que son novatos y que por primera vez deciden aventurarse en nuestra imponente cordillera. El primer paso es llegar, y para esto debes saber que algunos de los caminos para subir están llenos de curvas muy pronunciadas, y que suelen ser muy peligrosas. Antes de comenzar la experiencia, asegúrate que el auto que vayas a utilizar esté en buenas condiciones y que cuente con las cadenas necesarias para subir a la montaña.

Cuando ya estés arriba, tienes que tener en cuenta que las  actividades y los deportes que se realizan en la nieve, no están exentos de riesgo y para evitar accidentes debemos observar una serie de prevenciones.

Conversamos con Federico Scheuch de Chile BackCountry, quien nos dio algunas recomendaciones para estar preparado y evitar problemas durante esta temporada.

“Es en otoño cuando se dan las primeras nevadas del año, por lo que la montaña no tiene una base sólida de nieve. Uno puede llegar a la tierra fácilmente y encontrarse con piedras que pueden dificultar la práctica de los deportes”, comenta Federico. Por lo mismo, es importante estar bien informados en la fecha que subiremos y el tipo de clima y nieve a la cual nos enfrentaremos.

Una vez listos y dispuestos, Federico explica que es fundamental contar con los implementos necesarios. “Algo esencial es el abrigo especializado, este va a depender del deporte que realicemos, pero por lo general uno comienza con más frío que cuando ya está haciendo actividad física, así que hay que vestirse por capas”, asegura.

  • Es clave que los pantalones sean impermeables.
  • Guantes, idealmente 2 pares: Unos más finos y otros más abrigados.
  • Si bien no es obligatorio el casco en los centros de esquí, cada vez lo están recomendando más por un tema de responsabilidad y seguridad.
  • Un buen calzado. Estos deben contar con una parte baja de goma para aislar el contacto con la nieve y mientras más alta la caña del zapato menor probabilidad de que entre nieve. Complementarlo con calcetines largos y gruesos.
  • Con la nieve, los rayos se reflejan con más fuerza y hay que prevenir los posibles daños, para esto debes llevar: Anteojos de sol o antiparras, bloqueador para la piel y bloqueador de labios.
  • Los centros de esquí cuentan con equipo de seguridad para salir fuera de los dominios: ARVA+PALA+SONDA, elementos vitales para poder hacer la búsqueda y rescates en avalanchas.

Federico, recomienda siempre antes de subir, revisar el pronóstico del tiempo a mediano y largo plazo. “No basta solo con mirar por la ventana… Hay veces que las nubes están bajas en Santiago pero la cordillera está despejada”, asegura. Es importante también, saber sobre el lugar que vamos a visitar: si es un centro de esquí que cuenta con los servicios de seguridad, si es una reserva donde hay guardaparques, o si definitivamente no habrá nadie. Cuando ya lo tengamos claro, debemos avisar a carabineros y estimar hora de retorno.

Además, señala que siempre es mejor ir acompañado de alguien que conozca la zona. “Ir solos implica un riesgo importante. No solo accidentes o desorientación en el lugar, sino que las decisiones que se pueden tomar son muy diferentes a si estamos acompañados”.

“Ahora, si estás dentro de un dominio esquiable controlado por un centro, estos riesgos ya están minimizados: ya que se toman las medidas de seguridad para avalanchas y limitan las zonas esquiables, en esos casos uno podría ir solo”, dice.

Finalmente, Federico señala que al igual que en todos los deportes al aire libre, no hay que mirar en menos los riesgos en la montaña. “Si uno no toma conciencia y evalúa todos los escenarios posibles, es una irresponsabilidad hacia nosotros mismos. Se puede disfrutar de la misma manera tomando las precauciones correspondientes”.

Fotos: Paolo Ávila.

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *