Correr ¿con o sin música?

23 julio, 2018 | Por: Fulloutdoor

Los corredores escuchan música por diferentes razones: mantener un ritmo, distraerse, motivarse o, simplemente, porque le gusta. Pero la pregunta es ¿Será realmente beneficioso? Conversamos con algunos entrenadores y nos dieron sus opiniones de correr con o sin ella.

Texto: Antonia González

Correr o competir con música es algo que cada día más gente hace. Hay miles de melodías que van de la mano con el ejercicio y que nos transportan a jornadas de sudor y esfuerzo físico. Sin duda, los ritmos nos estimulan a mover el cuerpo, siendo un elemento motivador, vibrador y que nos ayuda a sobrepasar la barrera del cansancio.

En las calles nos encontramos con todo tipo de corredores, entre ellos los que corren con música y aquellos que lo hacen sin ella. Por lo mismo nos surge la duda: ¿Es mejor correr con música, o sin? Uno de los estudios más recientes publicado por la BBC y liderado por el profesor Lee Bartelt, fundador y director del Centro de Investigación de Música y Salud de la Universidad de Toronto, confirmó que una persona puede llegar a aumentar hasta un 70% la duración del ejercicio al escuchar música. “Cuando tienes una música con un ritmo energético se detona un elemento emocional que te hace sentir mejor. Puede ser un estímulo de endorfinas”, dijo el profesor Bartelt.

Sin embargo, eso no es completamente positivo, ya que de alguna manera estaríamos engañando al cerebro con estos estímulos, incrementaríamos el nivel de exigencia y no tendríamos noción del nivel de esfuerzo al que estaríamos sometiendo al cuerpo.

Al no escuchar música podemos estar totalmente conscientes de lo que estamos haciendo y no distraernos a estímulos importantes. El entrenador de Running Academy Santiago, Agustín Oyarzun, concuerda con estos datos y recomienda correr sin música, ya que hacerlo tiene muchas distracciones. “Yo nunca lo he recomendado, porque generalmente cuando la gente corre sin música mejora sus marcas y eso se debe a que escucha su cuerpo, su respiración y está mucho más atento a las cosas que van pasando”, cuenta.

Para él, sí podría ser una buena opción calentar o entrenar con música, porque puede funcionar como un motivador, pero correr una maratón no lo recomienda para nada. “Por ejemplo hay entrenamientos que son regenerativos que uno puede hacer con música y ahí no hay problema, porque son trotes muy tranquilos. Pero en entrenamientos donde uno trabaja las articulaciones, umbrales y repeticiones, cuesta bastante hacerlo con música”.

Hace un tiempo, Oyarzun junto a Rodrigo Cauas, psicólogo deportivo, hicieron una charla para darles a los deportistas un apoyo con este tema. “Los orientamos y explicamos que correr con música no ayuda mucho, porque te aleja de tu frecuencia cardiaca. La persona puede exigirse más y cansarse antes, ahogando su cuerpo. Además pierdes toda la parte entretenida de correr, las conversaciones, lo que va pasando alrededor tuyo. Muchas cosas ocurren mientras uno va entrenando”, explica.

Sin embargo, para los que recién comienzan tiene algunas ventajas, a la hora de salir a correr o entrenar puede ser más agradable y motivador y si te sientes muy cansado sirve para distraer la atención. Además, al correr solo, puede generar una sensación de compañía.

Al escuchar música nuestro cerebro genera conexiones neuronales de manera mucho más rápida que con otras actividades cotidianas, además produce dopamina que es una sustancia que nos genera placer. Es por eso que la música tiene un efecto directo en nuestro humor y según el ritmo de esta nos puede calmar, alegrar o hasta producir ansiedad.

Una música adecuada despierta sensaciones positivas y ayuda a mejorar el estado de ánimo.  Cuando se fusiona con una buena concentración, ayuda a evitar la monotonía si un ejercicio es muy repetido, es por esto que los beneficios al entrenar podemos notarlos debido al acompañamiento de una música adecuada.

En esto se apoya Luis Montenegro, entrenador de Nike Running Club, que recomienda escuchar música en el  entrenamiento. “Para la gente que practica deporte no competitivo o que corre en la ciudad llena de ruido y quiere estar conectada con la música, lo encuentro perfecto, de hecho es algo motivador. De todas manera, depende mucho el tipo de ritmo que se usa para los entrenamientos”.

Lo ideal es que el tipo de música sea acorde al ritmo de actividad que la persona tiene o se sienta a gusto. Por ejemplo, para los entrenamientos de fondo es mejor escuchar canciones moderadas, en cambio para los de mayor intensidad optar por rock o tecno.

Al igual que Agustín, Luis cree que escuchar música en una competencia es distractor y que te saca de ritmo. “Hay que estar muy concentrado en la respiración, en el braceo, en el ritmo… en una serie de cosas que ocurren, como en la técnica”, dice. Por otra parte, cree que cuando se corre en cerro, también es necesario estar desconectado de todo aparato tecnológico. “Yo evitaría la música en este aspecto para poder disfrutar ese silencio que entrega la naturaleza y también por la atención que uno debe tener, por ejemplo en las bajadas, en las subidas o en las caídas de piedras, cualquier cosa que pueda ser un posible accidente, hay que evitarlo”, dice.

Enzo Ferrari, entrenador de The North Face Trail Academy y corredor de cerro, concuerda con Luis Montenegro, y dice que “puede existir un riesgo de accidente, choque, caída o perderse por no tener los sentidos al 100% en lo que se está haciendo”. Él por lo general, escucha música cuando la carrera es muy larga. “Llevo música para usarla en algunos momentos (yo los llamo “momentos de debilidad”), es cuando necesitas algún estimulo externo para levantar el ánimo nuevamente”.

Tanto los pro y los contras de escuchar música van relacionadas unos con otros, lo que varía es el balance que se necesita para sacar el mayor provecho al hacer deporte.

Según el diario La Tercera, el científico Costas Karageorghis, experto de la Universidad de Brunel, ha estudiado por más de veinte años los efectos de la música sobre el ejercicio, y los resultados los ha compartido en su libro “Inside Sport Psychology” (Dentro de la psicología del deporte). Hace un poco más de un año, creó la lista perfecta para un día de entrenamiento, a continuación te dejamos algunas de estas canciones:

  • Eye of the tiger, Survivor
  • Don’t stop me now, Queen
  • Beat it, Michael Jackson
  • Push it , Salt-N-Pepa
  • Pump it, Black Eyed Peas
  • The power, Snap
  • The best, Tina Turner
  • Physical, Olivia Newton-John
  • I’m sexy and I know it, LMFAO
  • I like the way, BodyRockers
  • Lose yourself, Eminem
  • Jump, Van Halen
  • Run to you, Bryan Adams
  • Don’t stop the music, Rihanna
  • Blame it on the boogie, The Jackson 5

Fotos: unsplash.com.

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *