Ramón Navarro y su conexión con el océano

6 junio, 2018 | Por: Fulloutdoor

Después de su actuación en Fiji, Ramón Navarro pasó por nuestro programa junto a Matías Alcalde, Director de la Fundación Punta de Lobos, en el día del medio ambiente para hablar sobre cómo ha sido el proceso de proteger el lugar.

Fue inevitable en una primera instancia no preguntarle  sobre su increíble desempeño en Fiji, lugar que según confiesa el pichilemino, es uno de sus favoritos. Aunque en el año 2012 fue solo por tres días a la isla, fue una de las sesiones más lindas que ha tenido y declaró que tiene una conexión especial con el lugar. “No son muchas las oportunidades que tenemos para correr olas de izquierda perfectas tubulares, Fiji yo creo que es una de las únicas que tenemos en el mundo y es una ola que se demora muchos años en quebrar en muchas condiciones. Es un lugar con el que tengo una conexión muy grande,  me quiere mucho y simplemente lo que pasó esos tres días de surf fue mágico”, dijo el surfista.

Sin embargo, el mensaje que quiere trasmitir Ramón a toda la gente que practica deporte es que cuando uno llega a una conexión tan profunda con el océano y con la naturaleza, suceden estas cosas mágicas. “Que yo haya viajado desde Fiji a Chile, que haya salido una ola con ese porte y forma, y que justo yo la haya tomado, no es una coincidencia. Yo creo que el mar entiende todos los efuerzos que hemos hecho por tratar de ayudarlo y aunque sea muy pequeño, toda esa energía se canalizó y sucedió. Para mi es una de las olas más lindas que he visto en mi vida y tuve la suerte de estar ahí”, expresó el pichilemino.

Ramón le hizo un llamado de atención a la Federación de Surf chilena, ya que hasta ahora no han tomado en cuenta a las olas grandes, siendo que hay muy buenos resultados en esta disciplina. “Hay un tremendo nivel en Chile, con tremendos deportistas pero hay que apoyar el deporte completo. Para mi es vergonzoso cuando las federaciones manejan un deporte sin conocerlo. Es muy difícil creerles y eso es lo que está ocurriendo en Chile, que los que están en las federaciones no son surfistas”, aclaró Navarro.

Acción ambientalista Punta de Lobos

Alrededor del año 1993 Punta de Lobos era un lugar alejado de Pichilemu, con suerte se podía llegar en cabrito, a dedo o en micro si es que pasaba alguna. La gente que iba a surfear se quedaba todo el día allá e incluso unos pocos se quedaban a acampar. Casi no estaba poblado, solo existía un ex convento abandonado.

Cuando Ramón empezó a ir más frecuentamente conoció a un francés llamado Jean, que vivía allá y empezó a conversarle a Ramón sobre el medio ambiente, el respeto por el océano, los cactus y las precauciones que hay que tomar con las futuras inmobiliarias que llegarían a colonizar el lugar. Ese fue uno de los primeros acercamientos que el surfista pichilemino tuvo con el lugar y empezó a entender la importancia de lo que significaba cuidarlo.

Cuando en el año 99´ el ambientalista y embajador de Patagonia viajó a Hawái, se dio cuenta que el lugar en donde aprendió a surfear era realmente un tesoro. Punta de Lobos tenía olas grandes todo el año, descubrió que era un diamante en bruto que había que explotar y nadie lo estaba aprovechando. Es un lugar en donde salen olas de 4-5 metros en casi todos los meses, lo que no ocurre en todos los lugares del mundo y es lo que buscan los mejores surfistas del mundo. Desde ese momento Ramón descubrió que lo que iba a hacer el resto de su vida era hacer su carrera deportiva en “el patio de su casa” y que iba a seguir descubriendo olas a lo largo de Chile.

Luego empezaron las complicaciones, los terrenos en Punta de Lobos cambiaron de dueño, los que planeaban hacer un proyecto inmobiliario, querían hacer cabañas, estacionamientos subterráneos, el proyecto se estaba armado y se estaba aprobando.

Estonces ahí surgieron miles de ideas de parte de los surfistas y locales para proteger la punta. Según cuenta Ramón hubo hasta amenazas para las inmobiliarias, pero al final se dieron cuenta que de esa no era la forma.

Incluso Patagonia quiso hacer una pelicula sobre Ramón, porque encontraron increíble lo que estaba haciendo como ambientalista, pero lo que a el le interesaba era proteger el lugar donde había crecido. “Yo les dije que feliz que me hicieran una película, pero necesitaba que me ayudaran con esto”, recordó el surfista.

Entre lucha y lucha con inmobiliarias, llegó una amenaza que parecía aún mayor: querían construir un hotel que sería el más grande de toda la zona. Esto fue bastante fuerte para la comunidad, se estaban perdiendo los accesos a la playa y la primera línea estaba casi toda ocupada. Al principio, el mayor enemigo era el dueño del hotel, Nicholas Davis, pero despues se convirtió en un aliado para proteger la zona. “Con el apoyo de Nico y Patagonia empezamos a unir fuerzas, creamos la fundación y compramos la punta. Sin el Nico no hubiésemos podido hacer nada, el se transformó en el gran héroe de la punta, porque sin el no hubiesemos podido tener el apoyo económico”, comentó Ramón.

Matías Alcalde, director de la Fundación Punta de Lobos, estaba recién conociendo a Nicholas, y fue una total inspiración para el. “Le preguntaban sobre qué iba a hacer con el 25% aledaño a su propiedad en donde pretendían hacer edificios tipo San Alfonso del Mar, y dijo que lo iba a donar completo e iba a bloquear cualquier intento de desarrollar de manera densa el lugar”, recuerda Matías. A todo esto se le sumó la creación de la película de Ramón que venía con una declaratoría de la ONG Save The Waves, poniendo a Punta de Lobos dentro de muchos lugares en el mundo que son relevantes tanto por su ecosistema como por su ola y además por las amenazas que puedan tener, en este caso, las inmobiliarias.

El próximo desafío que se les viene a los amigos de Fundación Punta de Lobos es tomar medidas de seguridad y protección en el Ceremonial, evento en que se da durante la temporada de invierno en Pichilemu y que espera las olas más grandes de la temporada. A esta competencia llega cada vez más gente, por lo que se debe tener más precaución para proteger los cactus del lugar junto con todo el ecosistema.

El llamado que hace Ramón y Matías es a que todos entendamos que hay que cuidar nuestro país, ya que no tenemos otro y que el daño que se puede causar es irreversible. Es un tema que a todos nos interesa y afecta de alguna manera, incluso en el caso de los intereses de privados y públicos, los que hay que tratar de articular de manera armónica. Y por último, el gobierno también cumple un rol fundamental, a pesar de que el medio ambiente sea un tema social, no tiene franquicias tributarias, lo que muchas veces dificulta el proceso legislativo que favorece a dar soluciones favorables.

Revive el programa aquí.

Foto Portada: Farias Moreno. Programa: Camila Primus. 

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *