Cambiando la historia del turismo en Chile

17 abril, 2018 | Por: Fulloutdoor

Viajar, moverse de un lugar a otro, recorrer, visitar un museo, tomar un avión, un tren o dormir en un hotel, son acciones comunes para un turista cualquiera. Sin embargo, para una persona con discapacidad requiere un esfuerzo adicional. La pregunta es ¿Qué se está haciendo en Chile para mejorar en esto? ¿Cuánto hemos avanzado como país?…

Texto Antonia González. Fotos: Gentileza Wheel The World, Vaikaba Tour.

Cruzando fronteras                                                              

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen más de mil millones de personas que viven con algún grado de discapacidad en el mundo; en Chile la cifra supera los 2 millones 700 mil, correspondiente al 20% de la población adulta del país. Así lo indicó el Segundo Estudio Nacional de la Discapacidad, presentado el año 2016 por el Ministerio de Desarrollo Social y el Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis).

Actualmente, el mercado que fomenta la oferta turística inclusiva en Chile es muy limitado y la coordinación entre los interesados involucra mucho esfuerzo, capacitación y, sobre todo, muchos recursos. En ese contexto, hace más de un año un grupo de amigos motivados por hacer realidad el sueño de uno de ellos con discapacidad motora, generaron una campaña y se convirtieron en los primeros en realizar una travesía en silla de ruedas completando el circuito W de las Torres del Paine, uno de los puntos más bellos del planeta. Con los recursos recaudados adquirieron una silla de ruedas especial, la que quedó habilitada en la zona para que otras personas con discapacidad pudieran disfrutar de la aventura. Además, capacitaron a los guías turísticos del parque para que estos pudieran ayudar a los que se atrevieran a probar el circuito.

“Nuestro viaje fue increíble. Desde que dejamos la silla ahí, ya tres personas la han utilizado para recorrer el parque y tenemos una lista de como 100 personas que lo quieren hacer, este año van a ir 6 personas más y además, en la localidad se generó un tema en torno a la inclusión bien potente”, comenta Álvaro Silberstein, quien está en silla de ruedas desde hace trece años.

Tras la experiencia, Álvaro Silberstein y Camilo Navarro quienes encabezaron el viaje a Torres del Paine y que hoy residen en San Francisco, California, crearon un emprendimiento llamado Wheel The World (WTW), empresa social que en la actualidad es apoyada por SkyDeck, aceleradora de startups de la Universidad de California Berkeley. “Nosotros somos una empresa social, que tiene como propósito que el mundo pueda ser explorado por las personas con discapacidad, en el cual desarrollamos experiencias inclusivas, así como la que hicimos en Torres del Paine, ahora queremos seguir desarrollándolas en otros lugares”, explica Álvaro.

Hace un tiempo decidieron llevar esta experiencia a Isla de Pascua. “Elegimos este lugar porque el 10% de la población de la isla tiene una discapacidad y ellos no han tenido mucho apoyo desde el continente para que sus lugares sean más inclusivos. Entonces queremos dar visibilidad a eso, y apoyarlos a que puedan tener equipamiento y disfrutar de sus lugares”, dice Álvaro. En su viaje, llevaron dos bicicletas inclusivas y adaptadas para recorrer la isla, además de dos sillas de trekking y dos sillas de playa.

Su objetivo fue convertir uno de los lugares más aislados del mundo en un destino turístico inclusivo referente para el mundo. “Queremos generar un impacto mundial. La isla es reconocida mundialmente, y queremos que el mensaje cruce fronteras. Queremos que sea algo global y que inspire a gente en todos lados”, cuenta.

Po otra parte, el cinco de diciembre del 2017 tomaron rumbo a Cochamó, para continuar con una travesía en esta zona. “Aquí también llevamos dos sillas de trekking y dejamos una en la entrada del parque Cochamó y la otra en Puerto Varas para que se utilice alrededor del lago”, señala.

“Con estos viajes nos dimos cuenta que hay mucha gente que quiere tener experiencias como esa. Mucha gente nos ha contactado y nos ha dicho ‘yo jamás pensé que era posible hacer Torres del Paine en silla de ruedas, pero ahora que sé que es posible lo quiero hacer’. Lo segundo es que la gente que trabaja en turismo y en deportes extremos en general, también quiere vivir estas experiencias con personas con discapacidad, quiere aprender y ofrecer servicios inclusivos. Y lo tercero es que hay mucho por hacer”, concluye Álvaro.

Turismo sin barreras

Jeniffer Cáceres es otra agente de cambio. El año 2012  luego de sufrir un accidente que la deja en silla de ruedas durante más de ocho meses, crea un emprendimiento de turismo inclusivo llamado “Vaikava Tour”, dedicado también a experiencias sustentables. “El accidente me llevó a conocer otras realidades, y me ayudó a darme cuenta de que hay un gran problema en el turismo y que hay que resolverlo”, explica Jeniffer. Por lo mismo, el año 2016 con un fondo Sercotec, adquieren una bicicleta adaptada para personas con movilidad reducida (handbike), llevándolos a entregar un servicio de ciclo turismo accesible para personas con discapacidad física por la Región del Maule.

Actualmente la bicicleta se encuentra en Constitución y la pueden utilizar personas con paraplejia o tetraplejia. Con la handbike se puede recorrer el Río Maule y la ruta de la Roca Milenaria. “Depende mucho del nivel de lesión de la persona, pero la idea de esta bicicleta es que pueden tener independencia y autonomía. Enseñamos a usar la bicicleta y se les presta apoyo solo cuando la persona lo requiere. Todo el resto del circuito lo hace la persona con un guía”.

El verano pasado, estuvieron probando un piloto para senderismo en los parques y reservas de la Región del Maule con personas ciegas y sordas, y también, trabajaron en una plataforma con accesibilidad universal, donde las personas con discapacidad podrán buscar sus servicios de acuerdo a las necesidades que tengan.

La agencia Vaiakava Tour recibió el Sello Turismo Emocional “Naturaleza para todos” entregado por la Fundación Trekking Chile y actualmente se encuentran trabajando en “la Red de Turismo Inclusivo y Accesible Chile” que permitirá que estas  experiencias inclusivas sean más económicas de lo que podría cobrar una empresa privada; la iniciativa es financiada por el Programa SSAF-Social de Corfo.

Otros proyectos

Hace más de un año, Sernatur realizó un seminario junto a la Organización Mundial del Turismo (OMT), con el objetivo de incentivar y dar mayor visibilidad a las ofertas turísticas de carácter inclusivo y fomentar otras nuevas. Además, el Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis) diseñó un mapa interactivo para poder dar a conocer las playas y balnearios adaptados para personas con discapacidad.

En Concepción, por ejemplo, se levantó el Parque Ecuador que cuenta con un área de juegos infantiles inclusivos, paisajismo sensorial y servicios higiénicos universales. En la comuna de Tomé y en la Región del BioBío (playa de Dichato y Bellavista) se construyeron ramplas para llegar a la arena, sillas anfibias para entrar al mar y monitores especialmente entrenados para ayudar a las personas con discapacidad.

También, en la Región Metropolitana se han visto varios avances, donde el “Puelmapu Turismo Sustentable” desarrolla tours caminables por barrios patrimoniales de Santiago, como Franklin, BioBío y LasTarria, o senderismo en diferentes lugares de la región con facilidades para personas con problemas de movilidad y traductor de lenguaje de señas.

Otro proyecto interesante es “Hola Chile”, la primera empresa de turismo accesible en nuestro país, que tiene como objetivo transformar el mercado incorporando servicios turísticos accesibles y especializados para personas con discapacidad. Además, prepara al sector chileno para tener una oferta turística accesible de calidad. Con este emprendimiento los turistas con discapacidad que desean recorrer destinos en Chile, podrán tener una experiencia integradora y acceder a las mismas posibilidades que se le ofrece a cualquier otro turista. Cuenta con actividades como kayak, hipoterapia, buceo adaptado, escalada, cabalgatas, entre otros.

Por otro lado también existe “Chile Accesible”, un Blog de noticias que promueve buenas prácticas en Accesibilidad Universal en Chile. Aquí se pueden encontrar todo tipo de actualizaciones en relación a esta materia.

Y lo que hizo CONAF al disponer de una serie de servicios y facilidades de acceso, para personas con discapacidades, en el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado, como una manera de contribuir a la inclusión social y ayudar al acercamiento de toda la población a la naturaleza.

En la actualidad, CONAF cuenta con infraestructura para recibir personas con discapacidad motriz y visual en los parques nacionales Lauca, Llanos de Challe, Pan de Azúcar, Bosques de Fray Jorge, Rapa Nui, Radal Siete Tazas, Laguna del Laja, Tolhuaca, Huerquehue, Puyehue, Chiloé, Vicente Pérez Rosales, Queulat, Bernardo O’Higgins y Torres del Paine; en las reservas nacionales Pampa del Tamarugal, Los Flamencos, Lago Peñuelas, Río Clarillo, Río de Los Cipreses, Federico Albert, Los Ruiles, Nonguén, Cerro Castillo, Coyhaique, Laguna Parrillar y Magallanes; y en los monumentos naturales La Portada, Cerro Ñielol, Lahuén Ñadi y Cueva del Milodón; y en el santuario de la naturaleza Laguna El Peral.

Podemos decir que de a poco Chile ha ido avanzado en la implementación del turismo inclusivo, sin embargo, también nos damos cuenta que son las mismas personas con discapacidad las que quieren generar cambio ahora: que la accesibilidad sea universal. Tal como dice Álvaro, “hay mucho por hacer”.

*Este reportaje apareció en la edición N° 42 de Fulloutdoor.

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *