Postales mágicas de la Ruta del Huemul

28 febrero, 2018 | Por: Fulloutdoor

Volvía a internarme en Cochrane para realizar por segunda vez la Ruta del Huemul, un recorrido que se ha convertido en una potente actividad invernal de la comuna sureña y que presenta  los paisajes y senderos de la Reserva Nacional Tamango y el Parque Patagonia.

Texto: Pablo Hidalgo. Fotos: Nativoprod.com

Todo partió en noviembre de 2017 con los viajes de Concepción a Santiago, Santiago Balmaceda y Coyhaique. Al seguir por la carretera austral se complicó el viaje, ya que se extendió el doble,  (normalmente es de seis horas). Llegué a Cochrane cerca de las 22:00 horas a comer algo y armar la mochila para salir a la ruta al día siguiente. Al ir por segunda vez a La Ruta del Huemul, ya estaba mucho más tranquilo, no había preocupación, solo ansiedad y motivación por lo que se venía, y una gran mentalización para pasar el frío, como también fuerza para lograr la ruta.

Para los que no conocen, el objetivo de esta ruta es crear una mayor consciencia para proteger la disminuida población del Huemul que se encuentra en esta región. En Aysén, en la rivera del lago Cochrane queda una importante población de esta especie en peligro de extinción, así que las personas que asisten a esta travesía es por una causa que va más allá de solo conocer y hacer deporte.

Ya partiendo el día sábado temprano, en una bella mañana patagónica, nos dirigimos al parque Patagonia para comenzar la ruta, el día estaba totalmente despejado, con un poco de frío pero con unos paisajes incomparables. Comienza el trekking y avanza el primer grupo. Yo con dos colegas que hacían vídeos comenzamos a subir hacia el cerro Tamango, buscando lo que sería el primer spot. El primer grupo era bien avanzado, por lo que nos dejó atrás rápidamente, el segundo nos alcanzó y empecé a hacer un par de disparos buscando una buena composición. El sol recién empezaba a aparecer por sobre las montañas, por lo cual aún no había una luz tan intensa. Esperé un poco a que el sol tomara más fuerza y el grupo me saco unos 20 metros, fue ahí cuando vi un encuadre que me gustó mucho, que consistía en el último grupo caminando en fila, por un espacio que era bien similar a una pampa, y se completó cuando el sol se mostró en pleno dentro del amanecer, dando unas tonalidades muy anaranjadas y cálidas, sobre todo en uno de los cerros del frente.

A diferencia del evento anterior este fue mucho más duro, porque a pesar de que era sólo caminar -y en el otro incluía trail y bicicletas-, este era muy constante, con mucho frío y no había forma de acercamiento en vehículo, por ende había que seguir y seguir sin parar. El problema de este tipo de ruta para nosotros los fotógrafos, es que debes ir haciendo las capturas que te gustan relativamente rápido, no tienes el tiempo para sentarte, componer, agacharte bien, o sea lo tienes, pero los competidores no paran y debes alcanzarlos.

Por ejemplo después de componer la fotografía grupal con el reflejo del sol en el cerro contrario, avancé un par de metros, me di vuelva y contemplé el amanecer en su máximo esplendor, fue la segunda foto que más me gustó, un cálido sol que intentaba acompañar una mañana con un viento frío, y esos rayos que se formaban entre las montañas, acompañado de una buena vista que de fondo mostraba parte del parque Patagonia. Al terminar la fotografía, vi que el grupo de deportistas se había alejado bastante, así que continué caminando.

Comenzamos a subir el cerro Tamango y de a poco empezó a aparecer la nieve, la que en un principio acompañaba de bonita forma los distintos spots que se iban formando. Fue momento de instalar las raquetas para poder continuar, ya que había un par de metros que era riesgoso hacerlo simplemente con zapatos.

A pesar de que la ruta tenía dificultades resultaron varias fotos buenas, una que rescato harto y la marco como la tercera que más me gustó es de uno de los chicos caminando por el borde (por así decirlo) de la montaña, cubierta de nieve. Ya era cerca del mediodía y el sol se encontraba ya por encima, entonces buscando un plano con una óptica bien angular (20mm) compuse al competidor con el sol y todo el parque Patagonia y gran parte de la ladera del cerro Tamango. Postales increíbles del sur de Chile.

Continuando dentro de los puntos más altos, la ruta llega hasta un portezuelo donde se comienza ya a descender del cerro. El paisaje imponente comienza a mostrarse siendo mucho más variado que el anterior, me envuelvo entre bosques cubiertos por grandes cantidades de nieve. Al haber tanta sombra el frío se hace presente nuevamente, y los competidores deben mantener un ritmo constante y no quedarse atrás.

Al terminar el bosque, llega la hora de parar y alimentarse un poco para continuar, todos nos reponemos y seguimos por la ruta. Otro de los puntos llamativos y que me cautivó mucho, fue cuando cruzamos por encima de una laguna congelada, lugar donde se pueden componer varios planos fotográficos. Pasando la laguna se viene otro bello sendero entre bosques y nieve que lo cruzamos con las raquetas.

Terminando este último bosque se llega a un alto con una vista hermosa, donde se contempla todo Cochrane. Ya con las energías un poco gastadas, pero con una grata sensación, se continúa con el descenso total, entre un par de árboles y cada vez menos cantidad de nieve, capturo una de las últimas postales, retratando todos los colores del frío atardecer y otro poco de cierta cantidad de nieve a faldas del cerro.

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *