#caminoalendurance2015 | Parte 5: Los Implementos

29 septiembre, 2015 | Por: Daniella Vivallo

Si recién comenzamos a vivir la experiencia de correr en cerros, no necesitamos de mucho aparataje, ni la última tecnología para disfrutarlo. Si luego nuestros objetivos apuntan a mejorar el rendimiento, probablemente necesitemos invertir en algo más. Entonces fue que me pregunté: ¿Qué se requiere en especial para correr 21k?

En las primeras carreras competí con unas zapatillas de running viejas y después de dos años me compré mis primeras zapatillas de trail: las Salomon XT Hornet, que las uso hasta hoy. Perfectamente podría correr el Endurance Challenge con ellas, pero nadie más que yo se compra unas zapatillas de la talla justa para no verse tan patona. Me di cuenta de ello cuando me ardían los dedos mientras bajaba el Cerro Carbón, de ahí en adelante corrí con mis pies totalmente vendados. Ahora que competiré con el doble de kilómetros, mi necesidad por unas nuevas zapatillas es de urgencia.

Como soy muy buena para cotizar, me encontré en internet con blogs, rankings y opiniones de expertos sobre las diferentes marcas, pero como seguía un poco perdida, le pedí la opinión a una gran trailrunner, excelente persona y emprendedora Catalina Alegría. Me recomendó las Cascadia 8 de Brooks, lo que coincidía con otros usuarios, además de unas Merrell recién estrenadas y las Salomon Speedcross para caminos más blandos o con barro.

20150927_155113

En la tienda de Brooks tenían sólo las Cascadia 10 y muy amoroso el vendedor me ofreció un buen descuento llevando otra prenda, pero mi costumbre por no quedarme con lo primero que veo, me hizo seguir buscando. En el camino me topé con unas de trail de Asics en Sparta, que también estaban con un descuento muy tentador, pero esta vez no había en mi talla y no me quería equivocar de nuevo. Como ahora estoy en un plan de ahorro, decidí tomarme unos días más para seguir buscando y encontrar la que más se acomode.

Por otro lado, algo totalmente nuevo para mí sería la forma de hidratación durante la carrera. Mi nutricionista me recomendó un chaleco o mochila porque probablemente los puntos de hidratación no serían suficientes. En este tema realmente no sabía nada, por esto fue que recurrí a la ayuda de otro amigo trailrunner con experiencia y gran partner, Sebastián Olguín. Me aconsejó la marca Ultimate Direction de la tienda Outsoul. A pesar de la gran variedad de productos que tenían, sería otra inversión para mi bolsillo, por lo que intentaré conseguirme alguna mochila entre mis amigos corredores.

Con unas buenas zapatillas y la hidratación adecuada, debería estar en óptimas condiciones para disfrutar de una media maratón por el cerro. Pero nunca está demás hacer un repaso del resto de las cosas que debería tener presente.

Desde hace unos años utilizo el monitor de frecuencia cardiaca Polar FT40, el cual está diseñado para el fitness, por lo que me será útil sólo como cronómetro y seguramente la alarma sonará casi toda la carrera advirtiéndome que voy por sobre el 80% de mi capacidad máxima. Por un tiempo tuve la posibilidad de entrenar con un reloj con GPS integrado y quedé maravillada, por esto no descarto más adelante tener uno propio, quien sabe si para carreras más largas. Si no se tiene esta posibilidad se pueden ocupar diferentes aplicaciones para smartphones, para quienes les guste correr con su celular.

Un cuarto implemento que para algunos puede ser sólo un accesorio, para mí es fundamental. Mi astigmatismo no me permite ver bien de lejos y por lo tanto enfoco tardíamente las rocas del camino. Así, la mejor inversión de mi vida fue mandar a hacer unos lentes de sol ópticos en la Óptica Bahía en barrio Lastarria. Paso el dato porque la atención es excelente, los precios aún mejor y el estilo vintage o retro abunda, pero eso sí no tienen nada deportivo. Sí, antes muerta que sencilla. Sudada entera, pero digna. Ahora bien, si para el día de la carrera está nublado, me verán corriendo con anteojos normales, porque aún no me atrevo a probar los lentes de contacto.

En caso que el clima sea favorable y nos acompañe el sol, será necesario un gorro o jockey y harto bloqueador. Ojo, jamás ponerse protector solar en la frente porque el sudor hará que caiga directo en los ojos y molestará durante muchos kilómetros. En cuanto a la vestimenta, cada uno debe elegir lo que más le acomode. Yo prefiero ocupar siempre shorts porque las calzas se me van cayendo en el camino, pero hay quienes prefieren taparse las piernas para evitar el roce. Independiente de cómo nos vistamos para competir o para entrenar, debemos fijarnos en cómo está fabricada nuestra ropa. Lo fundamental es no usar algodón, porque éste se moja y es muy difícil de secar. Debe estar hecho de tela respirable lo que podemos encontrar actualmente en casi cualquier marca. Otro dato para las mujeres que quieran lucirse y sentirse cómodas en sus entrenamientos, les recomiendo las calzas y petos de la marca Mila Go. Tiene estampados originales y coloridos con muy buen calce. No es de vanidosa, es que ahora la moda abunda hasta en el deporte y cada vez nos atrevemos a usar más colores, lo cual se agradece en este invierno tan gris.

El frío también es un factor condicionante a la hora de vestirse, aunque he visto que los que corren mayor distancia e incluso de noche son siempre los más aperrados. Una buena alternativa son las mangas que te permite sacarlas fácilmente y guardarlas sin ocupar mucho espacio. También ese mismo día decidiré si ocupo una primera capa debajo, lo cual es bastante probable porque me carga pasar frío y encima usaré la polera que viene en el kit, el cual aún estoy esperando que me llegue. Si bien todavía no tengo mis zapatillas, cuento con buenos calcetines de la marca Wrightsock, reforzados en la punta y el talón que son zonas donde se genera mucho roce.

20150926_123326

Por otra parte, he visto a muchos corredores usar las medias compresivas y otra indumentaria con el mismo propósito. Tanta tecnología me hace dudar de su efectividad y no es que no crea que funcionen, pero para esto necesito de mayor evidencia científica que lo avale antes de seguir gastando en un sinfín de productos. Sin embargo, no estaría demás probarlas en algún momento.

Ya tengo casi todo listo y dentro de unos días debería estar aperada al 100%, mientras tanto y dejo para el final este ítem, debo hacerme un buen playlist para la carrera. Conozco algunas personas que prefieren correr sin música, cosa que me cuesta comprender. La vez que se me olvidó mi pendrive para una carrera me estaba volviendo loca escuchando la respiración de los que me pasaban o el quejido de una señora que no podía más. Dicen que debemos elegir canciones rápidas que nos guíen el paso sobre todo cuando estamos más cansados. Aún así en gustos no hay nada escrito. Podemos elegir de un sinnúmero de listas en Spotify o bajarlas incluso de youtube, la variedad es infinita. También en páginas web como la de Ladyrun, se encuentran buenas sugerencias de playlist y canciones ideales para correr.

Finalmente, no son muchos los cambios que debo hacer para correr más kilómetros. Lo principal es la constancia, el esfuerzo y las ganas, ítems que no podemos comprar, pero que nos llevarán más lejos que cualquier implemento.

20150925_194424

 

Sobre Daniella Vivallo Vera

Tiene 27 años. Kinesióloga, Diplomada en fisiología del Ejercicio. Intento frustado de deportista profesional, fotógrafa, arquitecta.

Practica trail running hace 3 años y futbolito principalmente hace 9 años en ligas. Entrena en gimnasio, spinning y entrenamiento de fuerza y cardiovascular.

Revisa:

Parte 1 | La decisión 

Parte 2 | La planificación

Parte 3 | La alimentación

Parte 4 | Los imprevistos

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *