Expedición chilena conquista el Gasherbrum 2

30 julio, 2015 | Por: Fulloutdoor


Con el desafío de alcanzar la cumbre de una de las montañas más altas del planeta, llegar sanos y salvo, es lo que se planteo este grupo de escaladores chilenos para conquistar la
“Montaña Hermosa”que pretendía una expedición limpia y segura.

El equipo chileno llegó a Islamabad, capital de Pakistán en donde soportaron temperaturas que bordeaban los 40º. Allí entre las celebraciones del Ramadán, realizaron los últimos preparativos antes de viajar temprano por tierra a Askole, puerta de entrada a los 4 de los 14 picos más altos del mundo, entre ellos el Everest. conformado por los montañistas: Tomás Vial Purcell, Rafael Matte Dominguez y Martín Gildemeister Budge, se lanzó a conquistar el macizo montañoso Gasherbrum, más conocido como G2 (GII). Ubicada en la frontera entre Pakistán y China, más específicamente en la cordillera del Karakorum que forma parte del sector occidental de los Himalayas.

La ruta escogida para esta ascensión fue la Ruta Normal o Arista Suroeste, que corresponde al primer ascenso que realizó una expedición austriaca en 1956.

Cruzando montañas y ríos a través de puentes colgantes, la expedición se puso en marcha para aproximarse al G2 recorriendo 100km para llegar al CB.

“Seguimos camino rumbo a Paiju, bordeando ríos y subiendo poco a poco de cota. Después de 6 hrs y poco más de 25 Km llegamos al lugar en el que dormiremos las siguientes 2 noches, con una espectacular vista a la Catedral del Trango, muestra de que ya nos estamos internando en el Karakórum. Toca día de descanso, merecido sobre todo para los porteadores  que hacen un tremendo esfuerzo físico a lo largo de estos senderos. Muestra de esto son las heridas en los pies de algunos de ellos, que Rafa aprovecha de curar. También a nosotros nos queda perfecto el día de relajo, ideal para seguir aclimatando de buena forma. Ya en la noche y después de comer los porteadores preparan un baile al ritmo del canto y de los tambores improvisados, que se transforma en una alegre fiesta.”

8

Con hermosas vistas de los increíbles macizos como el Masherbrum, G4 o las Torres del Trango, la expedición llega al Campamento Base (CB) de los Gasherbum, ubicado a 5.080 msnm, en donde instalaron su base de operaciones para los meses que venían.

Los primeros 10 días fueron increíbles y de mucha ansiedad por trabajar la ruta. Sorteando el laberinto de hielo del Glaciar de los Gasherbrum, el equipo preparó el primer porteo (donde se trata de llevar el equipamiento y comidas que iban necesitando a lo largo del ascenso e ir haciendo depósitos en los campamentos intermedios asegurando la logística para subir el cerro.)

7

De esta manera, la estrategia en esta primera etapa fue alcanzar primero el C1 (5.900 msnm), lugar en el que durmieron y dejaron la primera carga, para luego bajar al CB, descansar un día y luego subir con más equipo al C2 (6.450 msnm), eso sí pasando una noche en el C1. En la ruta entre el C1 y C2 se encuentra el famoso Banana Ridge, uno de los tramos más expuestos, en el que se avanzó por un filo de nieve y hielo de gran pendiente. 

Nuestra bajada también coincide con un periodo de mal tiempo, que nos queda perfecto para descansar y recuperar energías. Tiempo ideal para una buena ducha, lavar ropa, ver películas y compartir con las otras expediciones que están en el CB, lo que sirve para distraernos y relajarnos un poco. El grupo está muy entretenido y nos reímos harto con esta mezcla internacional de montañistas. También este tiempo sirve para repasar lo que hemos hecho hasta ahora y discutir la estrategia de lo que se nos viene, planificando de esta manera el trabajo de las próximas semanas.”

En el frío de la noche y en una larga caminata por el glaciar, la expedición llego al CB 3, ubicado a 7.000 msnm en donde descansaron antes de continuar a la última etapa para llegar a la cima del G2.

Acá teníamos todo el día para fijar nuestra carpa, disfrutar de la increíble vista y tratar de descansar a máxima altura en la que habíamos estado alguna vez, para ir acostumbrando a nuestro cuerpo las alturas. Partimos tipo 07:00h al camino de vuelta. Dura sensación la de bajar y saber que hay que volver a recorrer todo este tramo cuando intentemos la cumbre, pero la idea es estar lo mejor aclimatados posible, por lo que decidimos seguir con el plan: bajar al CB a descansar y esperar la próxima ventana de buen tiempo, por que la información que nos llega es que el clima se pondrá malo en un par de días.
La idea ahora, al igual que en todas las jornadas anteriores es aprovechar de avanzar en las horas de oscuridad para contar con nieve firme que haga más fácil la marcha. De esta forma, desescalamos lo avanzado en el día para llegar al C2. Acá vuelta a reorganizar equipo para seguir bajando a través de la famosa banana en dirección al C1, cosa que no estuvo tan simple porque aunque ya eran las 22:00h, la nieve seguía demasiado blanda. Después de una agotadora bajada decidimos parar unas horas en el C1, aprovechando de dormir mientras la nieve se endureciera un poco más y a eso de las 05:00h comenzamos el largo, desafiante y siempre novedoso cruce del glaciar.  
A nuestra llegada nos esperaba a los pies del glaciar Isaac, el ayudante de cocina, con 3 vasos de jugo invitándonos a dejar nuestras mochilas en las carpas para ir a tomar desayuno. Nada como una tortilla de huevos, café y chapatí ( tipo de pan plano hecho a base de harina integral, agua y sal) para terminar (o empezar) el día.”

2

 

¡Cumbre!

Después de intensas e increíbles semanas, el equipo finalmente logró el objetivo de llegar a lo más alto del G2, disfrutar de la hermosa vista y llegar sanos y salvos al Campamento Base.

Cuando estaban preparando los últimos detalles para finalizar una tremenda semana, Tomás se quedó coordinando el ataque desde el CB porque lamentablemente no estaba al 100% físicamente. Una pena por que desde un principio la idea era llegar todos a la cima y disfrutar de ese hermoso momento.

Revisando los reportes meteorológicos se dieron cuenta que la cosa estaba difícil; había nevado toda la noche y había muy poca visibilidad, por lo que después de un café decidieron postergar la salida para el día siguiente.

1

Después de 15 horas de marcha por el Glaciar llegaron reventados al C2 al mediodía. Aún les quedaba un buen resto por caminar, pero lo bueno es que la ventana de buen tiempo se alargaba hasta el viernes.

Así, poco después de las 21:00h del jueves se podían ver 8 luces de linternas frontales subiendo lentamente por el filo de uno de los Gasherbrum, en el inicio de lo que sería una jornada maratónica.
Mucho frío en la noche, donde nuestros Himalayan Suit de The North Face se justificaron plenamente! Saliendo el sol nos encontrábamos en la base de la característica pirámide de roca del G2, bajo la cual se debe hacer una travesía para pasar luego a la cara que da hacia China y que es por donde se sube en el último tramo. A esa hora el espectáculo de montañas se hacia presente hacia donde uno mirara, realmente una vista increíble, de esas que no se olvidan.
El único problema seguía siendo la nieve; si, ya en la noche estaba blanda y costaba abrirse paso, ¡imagínense como se ponía la cosa con el calor del día!
 Entre 6 nos íbamos turnando para hacer huella, avanzando de a poco y con mucho esfuerzo, el grupo se fue reduciendo y los polacos y uno de los checos dieron media vuelta. Al llegar al final del traverse re-evaluamos la situación. Llevábamos más de 15 horas de marcha, avanzábamos lento por el tremendo esfuerzo físico que significaba abrir camino en la nieve y quedaba su buen reto por delante

Mientras avanzaban sobre nieve blanda y no importando el desnivel de 300 m, a las 15:00h y como teniendo como escenario el Karakorum, el equipo chileno hizo cumbre con un “¡Viva Chile mierda!” haciéndose eco por toda la cumbre.

4

3

5

 La emoción y la alegría de estar ahí, con la bandera que nos ha acompañado a los 3 a tantas partes era lo que valía. Si bien no pudimos estar físicamente todos en la cumbre, esa bandera era nuestra forma de estar presentes como equipo, con todo el esfuerzo, trabajo y motivación que pusimos por tanto tiempo para llevarla arriba. Un par de minutos para sacar las fotos y videos que alcanzaron a salir antes de que la cámara se congelara y a partir la bajada! Récord de poco tiempo en la cumbre, pero el viento y las nubes que se venían obligaban a apurar la bajada. Igual la vista, la emoción y el sentimiento de estar allá arriba no se olvida!”

Después de llamar por radio al equipo para contarles, celebrar la noticia y aprovechando el sol, iniciaron el proceso de bajada.

Con glaciar y todo llegaron finalmente al CB, para darse un verdadero abrazo de cumbre entre los 3. ¡Una tremenda alegría!

Lo entretenido es que el viaje todavía no termina. Quedan varios días de trekking para seguir explorando! Les queremos dar las gracias por seguir nuestra expedición y por acompañarnos en este desafío. Este tiempo ha sido increíble y ustedes han sido una parte fundamental para que sea realidad. A nuestras familias, amigos y auspiciadores muchas gracias!

Rafael, Tomás y MartínEquipo G2 – Chile 2015 | www.gasherbrum.cl

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *