Lo que tal vez no sabes de los productos «light» o bajos en grasa

18 junio, 2015 | Por: Constanza Villalobos

Cuándo recorres los pasillos del supermercado: ¿ te tomas un tiempo para escoger los productos de la marca que sea más baja en grasa?

Más tarde, en casa, al abrir el refrigerador  y sacar el aderezo para la ensalada, no tienes ningún cargo de conciencia al esparcirlo con generosidad, justamente porque es bajo en grasa, así que no hay ningún problema. Pero, ¿estás seguro de que eso es así?

Expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, el Instituto Culinario de Estados Unidos y la publicación médica WebMD aclaran algunos aspectos que no siempre se toman en consideración con respecto a este tipo de alimentos. Bajo en grasa no quiere decir saludable

Los productos con poca grasa suelen tener cantidades elevadas de azúcar y sal.

La comida que se vende como baja en grasa o libre de esa sustancia, suele tener en su composición mayores cantidades de sal, azúcar y almidón que los mismos productos que tienen los componentes regulares.

  • Una dieta con alimentos bajos en grasa no es más efectiva

Estudios clínicos han demostrado que seguir un régimen alimenticio con estas características no facilita deshacerse de esos kilos adicionales que nos torturan o mantenerse después de haberlos perdido.

De hecho, algunas de esas investigaciones revelan que quienes realizan una dieta incluyendo una cantidad de grasa moderada o incluso elevada pierden tanto peso -o en ocasiones más- que quienes recurren a dietas bajas en grasa.

Así que no importa si se comen o se toman productos bajos en grasa, pueden incrementar tu peso tanto como los carbohidratos o las proteínas si se excede el número de calorías recomendadas.

Por ejemplo, las bebidas dulces como: limonadas, sodas o cualquier otra con edulcorante, no tienen nada de grasa y, sin embargo, contribuyen significativamente al sobrepeso.

  • Como es bajo en grasa, ¡puedo comer todo lo que quiera!

No. Las porciones y la cantidad de veces que repitas, puede hacer una gran diferencia.

Y si no estás convencido, saca esta cuenta: ese delicioso helado de chocolate bajo en grasa que te espera en casa y en el que has estado pensando todo el día tiene 3 gramos de grasa que contienen 250 calorías por porción.

Si te sirves tres veces, ¿cuánto terminas consumiendo? 9 gramos y 750 calorías.

  • En vez de pensar en comer bajo en grasa, puedes enfocarte en «buena grasa»

Con respecto a este punto, el tipo de grasa que se ingiera puede ser más importante que la cantidad.

Las que pueden consumirse sin mayor problema son las no saturadas, que contribuyen a disminuir el colesterol malo en la sangre y a incrementar el bueno.

A este grupo pertenecen alimentos como el atún, las sardinas, el salmón, los frutos secos, el aceite de olvida y algunos vegetales, como el aguacate o la palta.

Fuente: bbc.co.uk

 

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *