[Rutas] Andinismo en el Cerro La Paloma

28 agosto, 2012 | Por: Paris Capetanópulos

Nos tocó esta vez visitar el Cerro La Paloma con su enorme glaciar que se ve desde la urbe Santiaguina. Llama la atención que siendo un país de montañas sean tan pocos los aficionados a esta hermosa disciplina que es realizar andinismo. Este hermoso cerro se enclava al noreste de la ciudad conformando el famoso triunvirato de los grandes junto al Plomo y Cerro Altar. Tras ellos se encuentra  uno de los mayores glaciares en chile que es el Glaciar Olivares y Juncal. Como pocas ciudades, Santiago tiene al alcance de la mano un circuito de glaciares que perfectamente podría convertirse en un destino de interés mundial. Pero ahí está esperando, solo para los afortunados que mediante un sacrificio logran observar lo que pocos pueden.

La paloma es un cerrazo en todo aspecto. Una larga travesía lo acompaña y sobre todo si es en invierno, mucho mejor, le da su toque de  gloria ya que tienes que campear un buen tramo de casi 20 kms para llegar al campamento base que en fechas invernales esta todo tapado con nieve. Considerar el frío ya que para estas fechas es normal llegar a temperaturas que bordeen los 15° bajo cero y más aún.

Partiendo por El Parque Yerba Loca

Nuestra partida empezó un día jueves. Nos fueron a dejar temprano ya que el parque abre a las 08:30 de la mañana. Nos sacamos la foto de rutina y rompimos la marcha, eso sí,  sin ferretería ya que el glaciar está con sus grietas tapadas por la fecha. La caminata es larga y extenuante ya que no llevamos raquetas y por esta tonta falta nos hundimos en la nieve muchas veces logrando que el camino fuese agotador. La ruta es hermosa y pequeñas vertientes siempre acompañan para una buena hidratación. Nunca beber del río principal ya que viene con aguas sulfatadas y produce un malestar estomacal fuerte en algunos y en otros nada. Luego de unas 5 a 6 horas de caminar se llega a un sector llamado la lata, donde existe una suerte de cimientos de una antigua construcción (esta zona marca aproximadamente la mitad del camino). Un sanguchito salvador, su buen brebaje y la marcha continúa observando los imponentes cerros que siempre te observan. Así uno va pasando el cerro manchón, Piches, San Francisco y Leonera por el costado derecho (Este). Siempre de frente el falso altar con su morro negro te invita a subirlo. Se llega al sector de las cascadas en donde hay un gran salto de aproximadamente unos 35 metros y que en esta fecha, pleno invierno, está totalmente congelado lo que lo hace un lujo para los que amamos la escalada en hielo. Ahí nos encontramos con varios colegas ya armando campamento para al otro día ellos empezar sus rutinas de escalada. Ver la cascada congelada es sobrecogedor. La naturaleza obra su arte con majestuosidad.

Un descanso porque acá se nos viene un tramo pesado ya que  el sendero enfrenta un tramo de mayor pendiente, una suerte de escalón en el que el valle se eleva bruscamente. La huella zigzaguea para remontarlo, es el tramo más duro de la caminata. Una vez superado este punto, aparece una gran llanura poblada de hierbas y vegas cordilleranas, obviamente en esta fecha es un llano blanco llamado campo de marte. Nosotros llegamos de noche y la consigna era seguir avanzando. Los frontales ya alumbraban las huellas dejadas por cada uno en la nieve. Este sector es una planicie enorme y en el lado oeste   se encuentra Piedra Carvajal (3280m), un refugio improvisado entre las rocas que al parecer fue construido por incas y luego mejorado por los mismos arrieros del sector hace tiempos pretéritos. Nuestra marcha continuaba ya de noche, la idea era aproximarse lo más que se pudiera a la entrada del glaciar. Luego de una hora más de marcha se armó campamento, nos metimos dentro de los sacos de pluma, una sopa y dormir. El agua la sacamos de algunos ojos de agua que se abrían paso en la nieve. Era agua sulfatada pero con la sopa el sabor metálico se perdía y luego en mi caso tendría efectos colaterales. Sencillamente me vació el estómago.

Ascensión

04:00 am y estábamos ya en marcha por el camino que va al glaciar, mucho frío, el cuerpo bien protegido, manos sin problema, piernas calientitas, pies…..mmm, al parecer los plásticos protegían pero igual estaban helados. Llegar a la cima es en tiempo según andeshandbook (www.andeshandbook.com) alrededor de 6 a horas a 9 la cima. Mentira!!!, eso es para ironman, ya que la ruta siempre va en ascenso, se camina por todos los largos neveros en dirección norte. El último es imponente, amplio, grande y empinado. De los 4 del grupo ninguno estaba junto, todos distanciados denotando la fuerza muscular de cada uno, no quedaba otra, se persigue un objetivo y se empeña en lograrlo. La perseverancia es lo que se lleva metido en la cabeza para seguir, sencillamente no paras. Miras alrededor, se siente uno muy pequeño, la inmensidad es absoluta, el frío entumece los pies, la respiración te resuena en los oídos, pero estás ahí, sencillamente combatiendo contra este coloso. Doy gracias a Dios por permitirme ver su patio trasero. Toda la fatiga, cansancio y esfuerzo se compensa con la belleza del lugar así que se prosigue no más. Hay un plateau grande y empieza nuevamente otra subida, dura. El piolet se debe saber manejar. Estoy asegurado a él, me ayuda a descansar, a apoyarme y en caso de caída a detenerme. El crampón lo hundo fuerte en la dura nieve para sostener mi peso y se prosigue, siempre arriba.

Al final se llega donde el sol pega de lleno, ohh glorioso cara de gallo, siento que el cuerpo entra en calor, mucho brillo, todo es prístino y claro en contraste con un azul del cielo. Hay zonas con bloques de hielo, veo hacia el horizonte, hacia el norte y se ven las grandes cimas, El Aconcagua, Juncal, y otros que son la larga hilera de cerros, los grandes de Sudamérica están ante mis ojos. Un merecido descanso. El agua está como un granizado con el hielo formado, mi sándwich totalmente congelado, me lo como igual. Una tímida mandarina sale de mi mochila, dura como piedra, imposible de extraer su delicioso sumo. Una pena, tengo sed. Mira hacia el sur y se contempla todo el valle de Yerba Loca.

El ascenso no para, se sigue subiendo y la marcha se pone lenta, se avanza diez pasos y se para diez segundos y así se hace una rutina, falta el último tramo, más subidas y subidas, maldigo, no me lo esperaba. Debí entrenar más. Llego a la parte superior y veo a mi compañero sumamente cansado, un montañista con experiencia y comentando lo mismo que yo, no puede ser que nos gane!!!. Thomas con más fuerza va en avanzada ya llegando a la parte superior avisando que no es la cima.

La verdad es que era la cima. A escasos 50 metros no llegué a su cumbre, era remontar un lomaje de solo nieve que es parte del glaciar. La confusión y cansancio me la ganaron. Thomas y David llegaron ya que confundidos con la cima que es un pasadizo largo se desorientaban, pero llegaron.

Estuve ahí largo rato meditativo mirando a mí alrededor. Observé hacia el oriente y claramente se divisaba el enorme cerro Nevado del Plomo con sus 6070 metros de altura, cerro limítrofe con argentina. Cuan cerca se encuentra nuestro vecino, a simple vista. Lo separa un amplio y enorme glaciar desde donde estoy, el Olivares y Juncal. La vista lo reduce todo como si las distancias fueran recorridas en pocas horas pero al estar ahí y observarlo las perspectivas cambian en un 100%. Frente a mí, mirando el filo del cerro la paloma, más al oriente veo la figura impetuosa del cerro Altar con sus 5180 metros. Hermosa mole que desde Santiago se aprecia como una abrupto cerro con forma de volcán, es el más visible desde la ciudad.


La expedición logró su objetivo que es lo importante y para mí una valiosa experiencia, ya que la vuelta fue otra anécdota que quizás se cuente en otro post. El cerro no se moverá y ahí está esperando que vuelva y eso es lo que haré, ni siquiera lo pienso dos veces, ahí está así que para la próxima no más.

Cortesía:

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

3 Responses to [Rutas] Andinismo en el Cerro La Paloma

  1. marco puebla says:

    Es verdad, tenemos un paisaje escondido magico,desde pequeño amo la montaña y hoy a mís 31 años estoy en mi mejor momento fisico y mental para aprender y desarrollar esta gran disciplina.

  2. Marco Escobar says:

    Estimado .. me podrias dar recomendaciones . pensamos subir este fin de semna…
    me interesa saber … que seria lo adecuado de llevar .. en general cualquier dato ayuda .. saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *