Travesía Cerro Provincia – Ramón – Punta Damas

3 julio, 2012 | Por: Paris Capetanópulos
Una breve descripción

La travesía es un circuito clásico del montañista acá en Santiago. Tenemos la suerte de contar al lado de la ciudad un murallón enorme que muchas veces pasa desapercibido ya que lo miramos sin ver en realidad lo hermoso que es. Esta travesía se logra cruzando en parte la sierra de ramón entrando por bosques esclerófilos (existentes únicamente en 5 partes en el mundo), subiendo diversas cimas que van desde los 2750 metros hasta los 3253 metros. Varios tramos pasan por sobre los  3000 metros. Esta travesía, habitual entre los montañeros del sector, es básica para quienes deseen experimentar las condiciones típicas de la alta montaña.

¿Subir en invierno o verano?

No importa la fecha, se pude subir siempre cuando los pronósticos meteorológicos sean favorables y se tengan ganas de emprender una aventura en montaña. Se aconseja en primavera por lo benigno del clima, poco calor y  por encontrase neveros en la ruta, lo que asegura disponibilidad de agua.  En verano presenta las características típicas de clima mediterráneo veraniego, es decir, un calor insoportable, cero agua y un sol inclemente. En invierno el Ramón es considerado un cerro de alta montaña debido a su altura y condiciones climáticas adversas. Sus diversas cimas que pasan los 3000 metros la hacen tener características duras, pero no imposibles de gestar. En esta época es posible encontrar condiciones de frío extremo (temperaturas de -15º C), cantidades considerables de nieve polvo en sus laderas, cornisas expuestas y filos rocosos aéreos.  La Sierra de Ramón en invierno es ciertamente una buena prueba para los iniciados, requiriendo conocimientos y experiencia en uso de crampones, piolet y marcha en terreno nevado.

Primer Tramo
Comenzando la Travesía, Cerro Provincia

Para empezar esta travesía existen dos rutas conocidas;

  1. La primera es por el  Puente Ñilhue. Para llegar a este lugar se toma el camino a farellones y en el kilómetro 6 justo antes del puente que cruza hacia la ribera norte del río Mapocho, sale hacia la derecha (este) un camino de tierra que 500m después termina en el antiguo puente Ñilhue (puente del antiguo camino a Farellones). En este sector, a un costado de la caseta del guarda parque, es posible estacionar el vehículo. Si no se cuenta con transporte particular, se recomienda tomar micro hasta el final de la avenida Las Condes hasta la bomba de bencina Terpel (ya no existe), antes de llegar a la plaza San Enrique. Desde ahí se podrá hacer dedo o simplemente tomar un taxi hasta el lugar.
  2. La segunda ruta (y la que tomaremos) es por el estadio San Carlos de Apoquindo y que sin lugar a dudas es la más hermosa de este trayecto. Para llegar se debe tomar locomoción desde la estación de metro Escuela Militar y llegar a la altura 13.000 del camino Las Flores. El final del trayecto nos encontramos con el estadio San Carlos de Apoquindo del Campo Deportivo Universidad Católica. Se debe ingresar a este recinto y dirigirse al sector de equitación. En este lugar hay un panel de información general donde se inicia el sendero. 

Asombra que a tan pocos kilómetros de la urbe santiaguina se encuentren bosques tan  tupidos. Son de los pocos bosques esclerófilos que van quedando en la zona centro del país. Quillayes, Litres, Peumos y otros árboles siempre verdes se encuentran en este  lugar que es considerado un ecosistema natural que ha conservado sus condiciones de naturalidad y biodiversidad, siendo parte de los 25 sitios mundiales prioritarios para la protección de la biodiversidad según el banco mundial y la World Wild Foundation.

El camino es de fácil auto guiado ya que está muy bien señalizado. Poco a poco la ruta comienza a ganar altura a medida que remonta amplios filos y explanadas, tomando luego la ladera del Morro de Guayacán hasta llegar  al portezuelo en el cual se observan los contrafuertes cordilleranos de la quebrada del Ñilhue y san Carlos de Apoquindo.

Unos 30 minutos más de caminata nos permite llegar a nuestra primera parada de merienda en el sector llamado “El Suizo”, sector de pastoreo para los animales del sector. Por lo general el suizo es un excelente lugar para merendar o descansar para lo que viene: el último tercio de la ascensión al cerro Provincia, un cordón de  750 metros de desnivel y pendiente promedio de 25º.

Este cordón que se dirige directo hacia la cumbre y notoriamente la sensación térmica comienza a bajar y la pendiente es considerablemente mayor. Hacia el final de este cordón se debe pasar un tramo de roca, y hacia ambos costados del filo la pendiente es abrupta y el terreno resbaladizo. Los últimos metros son un corto tramo de piedra suelta en verano y en invierno solo nieve que llega a un plano característico en dónde se encuentra un monolito de madera. Esa no es la cumbre, se encuentra un poco más al este en dónde hay un pequeño promontorio de roca.

Podemos decir que desde la base del filo que se dirige directo hacia la cumbre (o sea el sector del suizo) son entre dos y tres horas (holgados), esto sin considerar la mochila. Con peso se debe agregar entre dos a tres horas más solo para llegar a la cima del cerro provincia. La cumbre es plana y grande con una primera panorámica de la cordillera de los andes que de verdad impresiona. Se avanza hasta llegar al refugio de montaña y que es el fin de nuestra primera travesía. De la cima y bajo el atardecer crepuscular, es de verdad, un mágico espectáculo visual de colores

Segundo Tramo

Cerro Provincia – Morro Tambor – Cerro Ramón

Siempre en montaña para emprender ruta o atacar cumbres es esencial levantarse temprano y en este caso no hay excepción. Si te quedaste a pernoctar en el refugio, considerando que llega a albergar hasta 12 personas, entonces debes considerar que es muy frío estar dentro, pero bajo condiciones duras se ha presentado el caso de que protege con mucha eficacia, por eso siempre se reitera tener claro las condiciones meteorológicas. Se parte a oscuras y mientras vas caminando la claridad del día empieza a mostrar la senda a seguir. La ruta es muy intuitiva ya que ahora se ve el cordón cordillerano que va por el filo.

El sendero comienza a descender y pasa por una montura  en  un sector que podríamos considerar   expuesto. En verano se debe pasar por las rocas y en invierno se hace un traverse por uno de sus costados por la nieve. La huella comienza ahora a ganar altura y avanza ofreciéndonos bellas vistas hacia ambos  costados.

Mirando hacia el este se aprecia los sectores de Ski cómo Farellones, La parva y el Colorado, el cordón del Quempo con su cerros Sargento, Teniente y Capitán del Quempo, el cerro Klatt, Cepo, Manantial, Bismark y el poderoso cordón del Plomo enfilando hacia el glaciar Olivares, el segundo más grande de chile y con contadas exploraciones. Hacia el oeste, mirando hacia Santiago se aprecia sobre las nubes la silueta del cerro Provincia. Afortunados con mi compañero de tener vistas que llenan el alma y que pocos ven.

La travesía, nos lleva  por subidas y bajadas y el sol arrecia sobre nuestras cabezas. Pese a estar ya caminando por sobre los 2700 metros el calor se hace sentir. Luego de unas dos horas se llega a la cima del morro tambor. Es solo eso, una cima con un pequeño monolito de piedra. De cima pequeña el lugar pero tiene una preciosa vista. Hasta aquí hemos recorrido la mitad de la distancia entre la cumbre del Provincia y la del Ramón.

Prosiguiendo el camino se encuentra  la segunda pasada expuesta del trayecto ya que se debe rodear una zona rocosa para luego descender por un acarreo hasta un pequeño portezuelo donde se retoma el camino algunos metros más abajo. Con nieve cambia la situación ya que es empinado y a veces la nieve puede estar dura por lo que es imprescindible el uso de crampones y piolet. Una caída puede ser un tobogán bastante largo. Cuidado al bajar y tener precaución. Acá existe otra ruta que baja por la quebrada de los Maquis la cual intersecta a la quebrada de Ramón y que a su vez pasa por el salto del Apoquindo, una hermosa y escondida cascada cordillerana conocida muy poco por el vulgo de ciudad gótica.

Un kilómetro después y tras seguir el camino por un suave ascenso en dirección sur, se llega hasta el inicio de una quebrada que se abre hacia el este cayendo hacia el valle del estero Covarrubias. En esta zona existen muchas pircas donde cubrirse del viento siendo un sector que muchos montañistas prefieren. Casi siempre presenta nieve. Siempre en dirección sur se enfrenta la última subida “dura” antes de llegar a la cumbre del Ramón que está cerca de 2 kilómetros más adelante.

El camino puede tomar dos rutas viables:

Una por el lado oeste del cerro siempre por el filo y la otra por un sector más  encajonado. La primera es una excelente opción, menos pesada que la segunda puesto que acumula menos nieve y presenta menor pendiente.  

La segunda opción, es más más pesada puesto que  hay  más  pendiente y nieve. Sin embargo, es menos expuesta a los vientos. El montañista deberá elegir según sus preferencias y el clima. Ambas opciones nos dejan en el segundo refugio. Considerar que no estás en la cima del cerro ya que el refugio queda a unos 15 minutos de la cumbre pero no es mala opción quedarse en el para preparar comida, tomar un café, té o una reponedora sopa caliente.

Cómo se partió temprano se llega al refugio como a las 14:00 hrs. Repuesta las fuerzas se deja el campamento instalado y se parte a la cumbre. Naturalmente para los que no desean el refugio está la opción de hacer campamento en la cima y que es de hecho la más recomendada, si se gusta particularmente de las vistas que la montaña ofrece. El atardecer con Santiago de fondo, la cordillera de la costa de lleno y el horizonte colorido, se colorea de un intenso arrebol que provoca silencio en nosotros.

Tercer Tramo
Ramón – Punta Damas – Quebrada de Macul

Tercer día, nuevamente levantados temprano después de un reponedor descanso. Viene el tramo más complicado y que es por un largo filo entre dos cumbres emblemáticas de la cuenca metropolitana. Se baja por la misma cumbre del Ramón hacia el sur por un camino totalmente intuitivo, es el único que va hacia el filo. Se ve corto pero dentro de él las perspectivas cambian. En este tramo, nevado completamente, la ruta implica principalmente traversear por laderas con nieve con algunas escaladas o desescaladas en rocas no complejas, pero sí de cuidado. Dependiendo de orientación de la ladera, en algunos casos encontramos nieve polvo muy profunda (hasta la cadera) mientras que en otros, nieve consolidada (“buena para crampones”). Es de verdad emocionante lograr este circuito ya que las vistas hacia los Andes permiten grandes contemplaciones de los grandes cómo el Tupungato, Marmolejo y San José. Hacia Santiago se ve claramente el cajón del muerto tapado en nieve con vistas al abanico y el cerro la Cruz.

Algunas pasadas son algo más técnicas, requiriendo el manejo del piolet en forma de estaca, para desescalar pendientes de hasta 60º, como apoyo en  la nieve o bien como herramienta de escalada propiamente tal, para remontar las breves (pero empinadas) pendientes finales.

Es difícil reducir a palabras lo  emocionante de esta ruta. La caprichosa morfología del terreno nevado, las vistas increíbles de las grandes cumbres de los Andes Centrales y los atardeceres de tonos anaranjados, fucsias y turquesas sobre los 3000 msnm, requieren la destreza de un poeta para ser retratados de manera adecuada.

Los tramos finales son un poco cansadores ya que la superficie de la nieve se pone blanda por el calor pero ya el punta Damas es visible lo que emociona. Se sigue subiendo y bajando hasta llegar a la cumbre Sur, marcada como la más alta por un gran cruz de metal.

Una muy linda travesía, larga y que permite recorrer más de la mitad de esta hermosa sierra que es postal clásica de un Santiago con su cordillera nevada. No hay mucho tiempo que perder ya que falta la bajada y no es corta. El camino emprende por un filo que va en dirección sur-oeste, la huella a ratos se pierde entre los manchones de nieve.  En cualquier caso, mantener siempre el filo y no bajar por los acarreos laterales. Aproximadamente a los 40 minutos de bajada el filo se divide dándonos la opción de continuar el descenso por el cerro Minillas.  Nosotros continuamos por la derecha para posteriormente (1 hora y media desde la cumbre Punta Damas),  tomar un sendero que baja por la quebrada del Durazno (a mano izquierda) que desemboca luego en la quebrada de Macul, para finalmente salir por el parque dónde se puede encontrar locomoción.

Datos a considerar: Dificultad Física

La travesía  exige estado físico y resistencia ya que es un circuito con tramos aéreos que en algunos casos con nieve pueden provocar cierta complejidad. No es aconsejable a personas que no hayan hecho montaña ni menos a los que tengan miedo a las alturas o vértigo. Se debe saber el uso de piolet y utilizar técnicas de uso con crampón para el cruce entre los cerros Ramón y Punta Damas. Saber técnicas de auto detención en caso de caída y manejar las técnicas básicas de montaña para un mejor resguardo y por último, siempre consultar a meteochile sobre las condiciones del tiempo, dar aviso al cuerpo de socorro andino y tener el mapa de la zona.

socorroandinometeochileandeshandbook.

QUÉ LLEVAR:
  • Lentes de Sol
  • Protector Solar
  • Gorro ojalá tipo legionario
  • Gorro con orejeras de Polartec (Invierno)
  • Uso de primeras capas
  • Polar (Invierno) o chaqueta corta viento
  • 3 Capa o Parka con membrana Goretex
  • Pantalón tipo cargo en verano y en invierno cubre pantalón.
  • Zapatos de Trekking ojalá con membrana goretex (Invierno) para verano zapato de Trekk.
  • Polainas (Invierno)
  • Crampones
  • Piolet
  • Frontal
  • Mochila
  • Saco de dormir de alta montaña
  • Cocinilla

Cortesía: Chile Hike

Participaron en esta travesía: Paris Capetanópulos Miranda y Thomas Schulze-Boing

¿Te gustó este artículo? ¡compártelo!

7 Responses to Travesía Cerro Provincia – Ramón – Punta Damas

  1. antonino cueto lavanderos says:

    presiosa tu experiencia, gracias por explicar con tanto detalle la ruta, comentarios muy útiles para quienes hemos soñado siempre con hacer esta ruta y pronto se cumplirá este sueño y con nieve, un abrazo y nuevamente muchas gracias

  2. any urrutia says:

    muuuchas gracias

  3. Tomás Miranda says:

    Estimado, ¿qué temperatura hay en verano en la cumbre, en el refugio, por la noche? Muchos saludos

  4. Rodrigo says:

    Hola, muy buen relato.
    Botas recomendadas? (Cual usaron uds?).
    Saludos.

    • Hola amigo, disculpa por no responder antes pero no me llegan los avisos de las preguntas en este post, te respondo igual, nunca está demás. Esta travesía la realicé hace varios años y recuerdo que fui con unos buenos bototos de trekking, mi compañero llevó unos scarpa de cuero que sería lo recomendado para este tipo de travesía, sobre todo en invierno. Arriba hay partes que por el frío se tornan hielo así que los crampones son obligatorios. Verano zapato de trekking con caña, mejor si es alta y polainas también de trekking para las plantas espinosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *